Europa aplicará vacunas de refuerzo contra el COVID-19, mientras la mitad del mundo todavía no tiene acceso a ellas

Los países europeos llevan la delantera, junto a Estados Unidos, Israel y otras pocas naciones, en vacunar a sus ciudadanos contra COVID-19, con un esquema completo de vacunación de dos dosis, mientras que la mitad del mundo todavía no accedió a una sola de éstas.

Esta realidad angustiante tiene lugar en un mundo que ha demostrado más inequidad que equilibrio en el acceso y distribución de vacunas. Un grupo de naciones europeas impulsa dar una tercera dosis para complementar la inmunización de sus habitantes, lo que podría sentar un precedente y marcar una nueva fase de la campaña de vacunación mundial.

Pero a medida que el coronavirus continúa infectando y matando a tasas alarmantes en todo hemisferio Sur con América latina y África a la cabeza, donde los niveles de vacunación siguen siendo catastróficamente bajos, la decisión de los países ricos de dar inyecciones de refuerzo a su propia gente en lugar de donar esas dosis a las naciones más pobres es profundamente controvertida, llevando a defensores y expertos, incluida la Organización Mundial de la Salud, de calificar la medida de inmoral.

Siguiendo los pasos de Israel, el lunes Alemania anunció que comenzaría a ofrecer inyecciones de refuerzo en septiembre a los ancianos, los inmunodeprimidos y cualquier persona que haya recibido un régimen completo de las inyecciones de AstraZeneca o Johnson & Johnson, que pueden no ser tan protectoras como las vacunas de ARNm. “Queremos proteger a los grupos particularmente en riesgo lo mejor posible en otoño e invierno. El riesgo de que disminuya la protección contra la vacunación es mayor para esas personas “, dijo el ministro de salud de Alemania, Jens Spahn, en un comunicado.

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS