Aborto como medida de salud pública, activistas de Tarija exigen que no se obligue a las niñas a parir 

Cientos de mujeres de Tarija y Bolivia mueren en la clandestinidad, cientos de niñas y adolescentes son obligadas a parir niños frutos de violaciones; la necesidad de las activistas de que el aborto deje de ser visto y juzgado como un acto moral sino como una acción para mejorar la salud pública es imperiosa es por es que en una entrevista exclusiva Daniela Rodriguez fundadora de la articulación de mujeres feministas Ivaginarias de Tarija explicará porque es urgente que se legalice la práctica del aborto.

Desde la gestión 2014, se registraron en las diferentes redes de salud del país más de 13.000 embarazos en niñas y adolescentes siendo este un número preocupante pues representaría un número de diferentes delitos como la violación y el estupro; a este gran número se suma que solo el 4 por ciento de estas niñas y adolescentes pudieron acceder a una interrupción legal del embarazo. Recordar que el Estado no brinda apoyo económico ni psicológico a estas niñas una vez que dan a luz; entonces las activistas se encuentran luchando para que se reconozca el derecho de las mujeres por sobre sus cuerpos.

«Este año hemos reforzado un poco lo que es la visibilización de Derechos Humanos a nuestras niñas, niños y adolescentes, hemos visto que estos grupos anti-derechos que se hacen llamar provida han estado presionando, han estado incluso aquí en Tarija haciendo una ridícula vigilia, los cuarenta días de cuaresma, hablando en contra del aborto y nos encontramos con cifras alarmantes de niñas que han sido obligadas a parir wawas de sus propios padres, padrastros, tíos o algún violador de su círculo más cercano».

La presión que ejercen los grupos provida en el país y departamento es una preocupación para las integrantes del colectivo Ivaginarias pues también están atentando contra procesos que están respaldados por la Constitución Política del Estado, pues en Bolivia existen tres causales para que se pueda realizar un aborto, o interrupción del embarazo siendo una de estas causales la violación. 

«Manejan este doble discurso de hacerse llamar provida cuando están defendiendo la vida de, entre comillas, un no-nacido y no la vida de una niña que la pretenden hacer madre. Es algo que nos asusta», ha explicado Rodriguez.

Para las activistas el aborto debería ser  un derecho legal en Bolivia y en todos los países del mundo porque se trata de un derecho fundamental de las mujeres que es el decidir sobre sus propios cuerpos, el respeto a su autonomía. Pero, que se respete como un derecho no político o social, sino que sea tratado como una cuestión de salud púbica. 

«Se trata de disminuir el índice de mujeres que muere en la clandestinidad. Esta es la tercera causal de mortandad materna en nuestro país, si nosotros trabajamos esto como una política pública, implementación a la salud pública vamos a emancipar nuestros cuerpos y por fin seremos autónomas de decidir sobre nuestros cuerpos gestantes», ha indicado.

Además, ha aclarado que en ningún momento se está promoviendo el aborto sino que están promoviendo la vida y la salud de cientos de mujeres, niñas y adolescentes que quedan en completo estado de vulnerabilidad por situaciones de extrema violencia como lo es el ultraje a sus cuerpos.

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS