EL SINDICATO DEL SEDES EN PANDEMIA

Cuesta creer que en plena pandemia, que tiene en vilo al mundo entero, en nuestra Tarija el Sindicato de Trabajadores del Servicio Departamental de Salud (Sedes) anuncie/amenace con entrar desde este lunes en un nuevo paro, pero ahora de 72 horas.

 

¿El motivo? Aducen que por los atropellos que estarían cometiendo dos jefas de unidad del Programa Ampliado de Inmunización (PAI) que vienen abusando verbalmente, con memorándums, llamadas de atención y varias otras cosas injustificadas (sic).

 

Es más, indican que la solución está en manos del director del Sedes, y que lo que se quiere es evitar caprichos ya que no es una pulseada sino una solución para el buen funcionamiento del PAI (sic).

 

Y arrancamos este Editorial, con el cuesta creer, pues el PAI es el brazo ejecutor de la vacunación contra el COVID-19 en Tarija, son los que reciben las vacunas del Ministerio de Salud, los que administran su entrega a los seguros y centros de vacunación, los que programan las fechas de inmunización en todo el departamento e incluso los que en su oficina central de la provincia Cercado las ponen a la ciudadanía.

 

Lo interesante, es que los del Sindicato del Sedes hablan de ‘caprichos’ y ‘pulseadas’ y le pasan la ‘papa caliente’ al director Paul Castellanos, que en este momento de seguro se encuentra enfocado en temas de importancia/trabajo como el equipamiento, el que lleguen más vacunas, el suministro de medicamentos y un largo etcétera de obligaciones que conlleva la tarea de dirigir el caótico y a la vez débil sistema de salud de Tarija toda.

 

Ahora bien, los ‘atropellos’ y los ‘abusos’ son que las dos jefas de unidad del PAI exigen que su personal trabaje los días sábados, ese es el pecado pedir que en pandemia se trabaje, que el ciudadano no vaya al PAI o al Sedes y se encuentre con la puerta cerrada.

 

La lógica y el juramento hipocrático que hacen los servidores públicos de la salud, debía llevarlos a exigir que el trabajo sea los siete días y las 24 horas, pues de ellos dependen varias/muchas vidas, ellos son la cuerda que el ciudadano tiene para agarrarse en estos duros momentos de enfermedad en que día a día el coronavirus no solo se esparce sino enlutada a las familias.

 

 

por: Julio Vaca Guzmán del Carpio / fundador de lavozdetarija.bo

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS