Añez desde la cárcel: ‘Si llegan a matarme, pido al pueblo que vele por la seguridad de mis hijos y mi familia’

La expresidenta Jeanine Añez, desde la cárcel, emitió una carta pública en que denuncia abusos en su detención y contra su estado de salud, por lo cual pidió a la población que, si la matan, vele por la seguridad de sus hijos y de su familia.

Añez, a través de su carta manuscrita, sostuvo que es una más de las víctimas de la lucha por la democracia. “Estoy serena, aquí estoy y aquí estaré hasta que el cuerpo aguante”, afirmó.

Según Añez, la “dictadura” le imputa por delitos que no ha cometido, como el de terrorismo.

“Jamás fui terrorista. Asumí la presidencia por sucesión constitucional para pacificar Bolivia. No hubo golpe, hubo fraude”, aseguró.

Respecto a los abusos, la exmandataria denunció que en su detención más de un centenar de uniformados llegó a su casa y “torturó” a sus sobrinos de 20 y 28 años de edad.

Aseveró que sus familiares, personas mayores y niñas, recibieron amenazas y quedaron en estado shock.

Señaló que su casa está precintada y que sus familiares no pueden ingresar para sacar sus pertenencias ni medicinas. “Nos tienen sin ropa y sin poder sacar nada de nuestras cosas”, lamentó.

“La mayoría de mis cosas las dejé a la vista porque no tengo qué esconder, espero que no le hayan echado mano a mis cosas que nada tiene que ver con él con el montaje que pretenden ‘investigar’”, sostuvo.

Denunció que ahora pretenden llevarse su salud, impidiendo que sea atendida por médicos independientes y yendo en contra de una orden judicial que instruye trasladarla a una clínica.

“No confío en los médicos del gobierno. Ellos son parte del sistema del abuso y represión y ya han demostrado que están dispuestos a arriesgar mi vida inyectándome medicación de alto riesgo sin precauciones y estudios previos, con el solo fin de mantenerme en sus celdas”, alertó.

La expresidenta se encuentra actualmente en la cárcel de Miraflores, a donde fue llevada la madrugada del sábado, luego de que un tribunal ordenó a la directora del Centro de Orientación Femenina (COF) de Obrajes que traslade a Añez a una clínica.

Si algo le sucede, Añez responsabilizó al presidente Luis Arce, el ministro Eduardo del Castillo, el comandante de la Policía, Johnny Aguilera, el ministro Iván Lima y autoridades del régimen penitenciario.

Por último, Añez pidió por sus hijos.

“Querido pueblo boliviano: Soy una madre soltera y si llegan a matarme por uno u otro medio, sólo quiero pedir al pueblo boliviano que vele por la seguridad de mis hijos y mi familia y que Bolivia no se rinda jamás frente a la dictadura y la persecución política. No van a doblegar mi espíritu, ni van a cambiar la verdadera historia”, escribió.

Finalizó su carta en letras grandes: “No hubo golpe! Fue un fraude!”. /Erbol

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS