LA AMENAZA DEL COVID-19 Y LA DESERCIÓN ESCOLAR

La deserción escolar en nuestro país ha sido siempre un problema que cada administración de gobierno enfrentó de diferentes maneras. Una de las más efectivas, acertadas y conocidas es el bono Juancito Pinto que redujo la deserción escolar a partir de su implementación.

Sin embargo, ¿Qué hacer cuando además de los factores comunes que atentan contra la continuidad de la educación de jóvenes y niños y niñas, se suma ahora una pandemia, que tiene atemorizada a la población y que además ha diezmado la economía de todas las familias bolivianas?

Uno de los factores determinantes en la deserción escolar es el factor económico, y es precisamente el factor que ha sido afectado en gran medida por la presencia del COVID-19, que siendo una enfermedad nueva y con una tasa alta de contagio, demandó medidas extremas como lo fue la cuarentena rígida que se mantuvo en todo el país. El efecto en la economía ha sido fuerte, no solo en Bolivia, sino en el mundo entero.

Por otro lado, entre las medidas de emergencia adoptadas por las autoridades nacionales y regionales en el tema educación, se tuvo que improvisar una metodología a distancia para poder dar continuidad en la educación de jóvenes y niños. Lamentablemente, no todos los centros educativos estaban preparados para enfrentar este reto, y no todos los hogares contaron con las condiciones para apoyar a los y las estudiantes.

Lo anterior pone de manifiesto un problema que se hará más evidente en la gestión 2021 que está por comenzar, toda vez que se podrá identificar realmente la magnitud del impacto de la pandemia en la deserción escolar.

Es imperativo ante las dificultades que se estamos atravesando en el Estado Plurinacional de Bolivia, implementar políticas educativas que se direccionen hacia fortalecer los procesos formativos en la educación en los y las estudiantes encaminan hacia la implementación de programas que permitan “Volver a la Escuela”, que les servirá para que los y los estudiantes de los Niveles de Educación Primaria Comunitaria Vocacional, Educación Secundaria Productiva, que en los meses de la cuarentena rígida no pudieron continuar con sus estudios, puedan dar continuidad precautelando la salud de todos y todas, con los protocolos de bioseguridad y materiales necesarios.

Por lo tanto, es importante que se prevea una metodología para recuperar los estudiantes que dejaron su educación de lado en la última gestión, y más allá de esto, encontrar una forma de apoyar a los hogares más vulnerables para que los y las estudiantes puedan continuar con los procesos de formación. Hoy más que nunca se requiere que los jóvenes y niños se mantengan firmes en su formación, para enfrentar los retos que vienen más adelante en el mercado laboral.

Como una alternativa, metodologías para apoyar la continuidad de la educación de los y las estudiantes, es ofreciendo atención psicológica y de orientaciones vocacionales a través de algunas herramientas de sistemas de educación virtual, se podría asignar a las áreas contenidos como habilidades para la vida y regulación emocional, que si bien no solucionan el problema de raíz, sí ofrecen contención emocional a los estudiantes para que puedan seguir estudiando en la medida de lo posible en cuanto al contexto y la realidad que viven.

 

por: Raúl Anachuri Bravo

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS