POLÍTICA Y PREBENDA VS. SALUD Y VIDA

En nuestro país mucho se ha hablado, durante muchos años, sobre el cambio en la forma de gobernar y de hacer política, los modos de impulsarlo, la necesidad de crear y sostener principios ideológicos y políticos; todo lo expuesto en claro contraste de lo que ha ocurrido en pasados años, donde la democracia generalmente acabó en la prebenda, hecho que ahora con el triunfo, de meses atrás, de Luis Arce y David Choquehuanca, pensamos que puede erradicarse.

Recordar el desarrollo político electoral de los años denominados del neoliberalismo, no deja sino sabores amargos, por aquel pragmatismo político que formalizaba pactos electorales, por encima de las ideológicas, con la finalidad de otorgar gobernabilidad, pero en contraste, las lacras de los pactos se reflejaban en la falta de eficiencia, porque los cargos públicos fueron parcelas de los conmilitantes y de su entorno familiar.

Estos males no se han superado, cuando le toco a la dizque “izquierda”, al llamado “proceso de cambio” encabezado por Evo Morales y que duro nada menos que 14 años, porque el discurso del también llamado “Gobierno del cambio” no coincidió con el accionar político.

 

La gente, aunque se crea que es ingenua, reclama de los políticos actitudes consecuentes, pide ética, considerada ésta como la explicación y la determinación de qué es lo bueno, y de cómo se debe actuar, es decir, un acercamiento al comportamiento moral.

 

Es cierto que nadie puede exigir una virtuosidad sin tacha a nuestros políticos, pero sí se les puede pedir/obligar a obrar con honestidad y principios, eso es lo que debe demostrar el presidente Arce, el vice Choquehuanca y sus colaboradores ante la pandemia del COVID-19, que paralizó el mundo por cuasi ya un año y se podría decir es el naufragio de la humanidad.

 

El manejo correcto de la crisis sanitaria, en la adquisición de equipos –que le paso factura al gobierno transitorio de Añez-, en la dotación de ítems de salud, en la compra de pruebas y finalmente ahora en el manejo, tanto de distribución como de compra, de las tan anheladas vacunas puede ser la diferencia que se marque entre las dos gestiones del MAS con diferentes líderes, lo fundamental será no mezclar política y prebenda con salud y vida.

 

 

por: Julio Vaca Guzmán del Carpio / fundador de lavozdetarija.bo

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS