Anapo se declara en emergencia y rechaza advertencia de suspender la exportación de soya

La Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo) se declaró en estado de emergencia y rechazó la advertencia del Gobierno de suspender las exportaciones de soya, si las industrias oleaginosas no abastecen de harina en el mercado interno.

A través de un comunicado, el titular de la Anapo, Fidel Flores, señaló que si bien se les garantizó la exportación de grano de soya cuestionó el anuncio del Ministerio de Desarrollo Productivo y Economía Plural debido a que generaría “incertidumbre” para todos los productores que están próximos a cosechar la producción de grano.

“Puede ocasionar la quiebra de miles de productores, porque el 80 por ciento de nuestra producción son excedentes destinados a la exportación, en productos con valor agregado, como es la torta, harina y aceite”, se lee en parte del comunicado.

En pasados días la Asociación Nacional de Avicultores de Bolivia (ANA) y la Federación Nacional de Avicultores (Fenav) expresaron su preocupación por la crítica situación que atraviesa el sector avícola del país ante al desabastecimiento de subproductos derivados de la soya, que es utilizada para la alimentación de las aves.

Flores afirmó que los problemas que existen actualmente son a consecuencia de la política de regulación de precios en el mercado interno y cupos de abastecimiento que fue retomado por el Gobierno.

“Han establecido un precio de venta para el mercado interno muy por debajo del precio de oportunidad de exportación, que está distorsionando los procesos de comercialización, afectando a los productores soyeros para negociar precios correctos por su producción de verano”, sostuvo.

Por ello, dijo que su sector se declara en estado demergencia y consideró que la solución a este problema está en manos del Gobierno revirtiendo la decisión asumida de retornar al sistema de bandas de precios para regular la venta en el mercado interno y los cupos de abastecimiento.

El Gobierno recordó que desde el 13 de enero se cursaron cinco notas a las industrias soyeras, que abastecen de subproductos de soya al sector pecuario, las que incluso han elevado el precio de los alimentos para aves y cerdos en un 9%.

El presidente de Anapo añadió que el Gobierno debe garantizar las exportaciones de soya y subsanar el precio bajo establecido para la venta de harina el mercado interno, “que solo genera distorsiones y perjuicios para que los productores negocien un precio correcto por su producción de soya”. /Erbol

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS