Autos chutos terminan en el “deshuesadero”  y para repuestos en Tarija

Varias personas en el departamento se dedican a comprar las partes de los autos chutos que fueron cortados para poder venderlos a terceros, Como en un enorme “deshuesadero”, los vehículos se encuentran estacionados en largas  filas para ser divididos en dos, luego les borran el número de chasis y los desarman en diferentes partes para ser ordenados en lotes que serán rematados para ser comercializados como autopartes.

La dirección interna de la Aduana Tarija destruye los automóviles decomisados por no tener la documentación en regla.

Los policías y funcionarios aduaneros los llaman a los depósitos de chatarras como “deshuesaderos”, aunque en lugar de huesos sean autopartes.  Estos sitios se encuentran en los patios de las diferentes estaciones policiales.

Existen de todas las marcas y modelos.  Camionetas, jeeps y camionetas,   incluso automóviles modernos. El procedimiento está estipulado en Ley 615 que modifica el Código Tributario.

Según los personeros de la Aduana, existen vehículos hace más de cinco años que se fueron acumulando, porque no había una manera de deshacerse de ellos.

“Los autos que no son seleccionados con el Ministerio de la Presidencia, pasan directamente a su destrucción, es ahí donde procedemos al corte transversal de los vehículos, para ser rematados como chatarra, ya no como vehículo”, indicaron.

La generalidad proviene de un proceso por el delito de contrabando, en los que emiten un acta de intervención, mediante la que proceden al decomiso del automóvil, notifican al involucrado para que en tres días hábiles presente los descargos correspondientes,  escribiendo un informe técnico, emitiendo una resolución.

El hecho de tener un vehículo indocumentado ya es un ilícito,  y es de contrabando que está tipificado por Ley, corresponde el comiso.

Si tiene la Declaración Única de Importación (DUI) o póliza, la determinación será restituirlo a su dueño; caso contrario, si no existe la documentación que acredite su legal ingreso al país,  la resolución es sancionatoria.

El procedimiento de disposición del vehículo implica ponerlo ante el Ministerio de la Presidencia que puede adjudicárselo, si no es así, es derivado al Ministerio de Economía y  Finanzas.

Agregó que los vehículos decomisados son modelos anteriores al año 2015, son familiares y está prohibida su nacionalización. No salen a subasta, entonces,  son destruidos.

Desde la Dirección de Prevención de Robo de Vehículos (Diprove), dependiente de la Policía Boliviana,  indicaron que los llamados “auteros” están dedicados a “levantar” vehículos que son dejados en zonas donde no hay seguridad.

Estas personas tendrían  dos finalidades que son desmantelarlos y venderlos por partes o enviarlos a las provincias, donde existe menor control para comercializarlos sin papeles.

Según la ley, la obtención de certificados para el despacho aduanero de las mercancías a ser adjudicadas al Ministerio de la Presidencia, estarán a cargo de la Aduana Nacional.

“Tenemos que esperar un proceso para disponer de los autos; sin embargo, hay un lugar donde están mientras se define la situación de cada uno”, acotó el funcionario aduanero.

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS