Fundado el 21 de Diciembre de 2016

domingo, 26 / junio / 2022

Así vivieron el terremoto de California los vecinos de las localidades más cercanas al epicentro

Dos días de temblores intermitentes puntuados como los terremotos más significativos vistos en California en años han dejado a los residentes «muertos de miedo».

Las advertencias sobre la posibilidad de que un sismo más intenso siguiera al terremoto que asoló el 4 de julio al sur de California, se cumplieron el viernes por la noche, cuando un terremoto de magnitud 7.1 golpeó a la región a las 08:19 p-m. hora local, a unas 125 millas al noreste de Los Ángeles.

El epicentro se situó en un área remota a unas 10 millas del noreste de Ridgecrest, California, una ciudad de 28.000 personas que ya había declarado el estado de emergencia, después de que un sismo de magnitud 6.4 la sacudiera el jueves. Sus residentes, sobresaltados tras el primer temblor, sufrieron un nuevo episodio de ansiedad por el severo siniestro del viernes, y se espera que «un enjambre» persistente de réplicas les atormente durante días, si no semanas.

«Estamos muertos de miedo», dijo Nancy Pace, de 66 años, que dirige el negocio pastelero Bake My Day, y y teme que otro gran sismo les golpee en «cualquier segundo».

«Toda la ciudad está al borde del caos definitivamente», dijo a The Washington Post el sábado. «Estamos realmente luchando con eso. Nos sentimos agradecidos de no haber sufrido un desastre masivo todavía, pero estamos lidiando con nuestros propios sentimientos de estar asustados».

Pace y su compañera de piso fueron «golpeadas de un lado a otro contra las paredes» durante el terremoto del viernes por la noche, uno de los mayores de la historia de California – y tenían tanto miedo de que su casa colapsara tras una réplica que durmieron fuera al aire libre junto a sus vecinos. Pero no tuvieron un descanso apacible.

«Cada vez que intentaba dormirme empezaba otro temblor», contó.

El terremoto del viernes por la noche fue 11 veces más fuerte que el sismo original, y el geofísico estadounidense de estudios geológicos de EEUU, Paul Caruso, dijo que la región podría sentir réplicas más fuertes como resultado. Fue parte de un «enjambre» de terremotos que golpearon a la zona, ubicada al oeste de Mojave Deser. Al ser mayor que el terremoto de 6.4 del jueves, el del viernes sería el temblor principal, dijo Caruso.

Podrían llegar más. Lucy Jones, un destacado sismólogo de California, tuiteó que se esperan réplicas de entre 5 y 6 en la escala de Richter y que el terremoto tenía una posibilidad entre 20 de ser seguido por algo incluso mayor.

Las pequeñas comunidades del desierto lucharon para encontrar su equilibrio el sábado. Sus vecinos del sur han mantenido un ojo cauteloso sobre los disturbios allí, preguntándose si serán los próximos.

En el vecindario Echo Park de Los Ángeles, Miguel Fuentes, de 25 años, dijo que sintió ambos terremotos y que no le asustaron. Pero la posibilidad de un sismo mayor provocó que Fuentes hiciera una pausa.

«Bueno, quizás estoy preocupado por el gran terremoto», dijo. «Es algo en lo que pensar, está claro».

Los residentes de los Ángeles denunciaron en redes sociales que la aplicación ShakeAlertLA aún no ha enviado una sola alerta. La herramienta, parte de un sistema mayor construido por el Servicio Geológico de EEUU (USGS), disponible desde el 31 de diciembre, fue diseñada para enviar mensajes cuando se espere un temblor «potencialmente peligroso» en un área determinada.

Los funcionarios de la ciudad dijeron que el umbral para activar alertas se pudo haber establecido demasiado alto, y están considerando notificar a los usuarios de terremotos de una menor magnitud./Infobae

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS