mm
LA COLUMNA DE OSTRIA

Más sobre corrupción

jueves, 9 mayo 2019 - 06:00 AM - Marcelo Ostria Trigo
WhatsApp Email

“La corrupción es un mal inherente a todo gobierno que no está controlado por la opinión pública”. Ludwig von Mises.

En una reciente publicación de BBC Mundo, a propósito de los casos de corrupción que se descubrieron en varios países de nuestra región, se formula una pregunta clave: “¿…cómo América Latina se volvió un caso emblemático de este problema mundial?”. Y añade: “…un ejemplo especial sobre la gran corrupción (en América Latina) es el escándalo protagonizado por la constructora brasileña Oderbrecht, que salpicó a una decena de países de la región”. Según lo hasta ahora investigado, se transfirieron cientos de millones de dólares, como sobornos, a destacados funcionarios de varios países para adjudicarse obras de infraestructura, claro está con sobreprecio.

A los sobornos de Oderbrecht se añaden otros casos igualmente viles: el favoritismo, el tráfico de influencias, las extorsiones, el caciquismo, el compadrazgo, el nepotismo, la impunidad, que se garantiza a amigos o camaradas de partido, la mentira, el sobreprecio de obras, útiles o no, y, lo que también debe preocupar: la inacción frente al narcotráfico y el lavado de dinero.

Habrá que convenir en que la percepción de corrupción en el sector público, seguirá mientras no se aclaren, no solo los casos de sobornos que tienen caracteres de escándalo, sino también, entre otros igualmente preocupantes, como el del Fondo Campesino, CAMC, barcazas chinas, y otros. Y ahora surge el alboroto causado por algunos miembros de la Policía, precisamente el organismo encargado de proteger la vida, la propiedad, la libertad y el honor de los ciudadanos.

El énfasis que ahora le está dando el oficialismo al caso de los miembros de la Policía, no se dio en el pasado; entonces se procuraba esconderlos y proteger a personajes ostensiblemente culpables de delitos. Posiblemente la nueva actitud se debe al inicio de la campaña electoral y a la percepción del oficialismo de que ha perdido una buena parte del apoyo ciudadano, precisamente por los caracteres sensacionalistas que se acaban de dar en casos vinculados al narcotráfico.

El temor a una posible derrota electoral ha llevado al oficialismo a admitir la posibilidad de perder en los próximos comicios, en los que el binomio oficial pretende quebrar la legalidad con su postulación. Es significativo que, por primera vez, el presidente, hace poco haya pedido a sus adeptos y a los movimientos sociales que lo defiendan y marchen “por él”, cuando ya no esté en el Gobierno y “la derecha lo acuse”.

MÁS DEL AUTOR
LO MÁS VISTO