A pesar de las temperaturas heladas

La posibilidad de vida en Marte se volvió más real: "Nunca pensamos que tuviera tanto oxígeno"

La posibilidad de vida en Marte se volvió más real:
Marte, el planeta vecino más cercano a la Tierra, podría albergar vida, según un nuevo estudio
Miércoles, 24 octubre 2018 - 08:33 AM - Agencias
WhatsApp Email

Aunque el ambiente de Marte es hostil para la vida tal como se la conoce en la Tierra—la radiación que recibe daña el ADN, las temperaturas son extremas y la atmósfera demasiado reducida—, un nuevo estudio sugiere que el agua salada que se cree que existe de manera subterránea cerca de la superficie podría tener suficiente oxígeno para sostener formas conocidas de vida microbial. Y en algunos casos especiales, incluso animales como las esponjas.

Aunque resta confirmar la existencia del agua subterránea —por ahora sólo se ha verificado agua en forma de hielo—, el hallazgo “cambia completamente nuestra comprensión del potencial para la vida que aloja Marte hoy”, dijo a National Geographic el principal autor de la investigación, Vlada Stamenkovic, físico y científico planetario del Laboratorio de Propulsión Jet de la NASA. “Nunca pensamos que ese ambiente pudiera tener tanto oxígeno”.

En realidad, la atmósfera delgada del planeta vecino está compuesta principalmente por dióxido de carbono, con rastros de nitrógeno y argón. Se estima que sólo un 0,145% del aire es oxígeno, a diferencia del casi 21% de la Tierra.

Sin embargo, la superficie muestra huellas de oxígeno. No sólo hay hierro oxidado, que le da a Marte su color rojo, sino también manganeso, que es más difícil de oxidar. Se creía que eso se debía a la presencia pretérita del compuesto. Pero Stamenkovic y sus colegas exploraron otra hipótesis: la existencia de agua salada cerca de la superficie.

La sal permitiría que la temperatura —cuyo promedio es de -63ºC, o -81F— no congelara el agua, en particular por su acción conjunta con el magnesio y el perclorato de calcio. “Pero la sal presenta otro problema”, señaló National Geographic: “Cuanta más hay, menos oxígeno puede retener el agua. Al mismo tiempo, cuanto más fría está el agua, más oxígeno puede disolver”.

Para descubrir cuál de los dos efectos ganaría esa colisión, los investigadores recurrieron a un modelo matemático con el cual hicieron seis pruebas sobre concentraciones de sal lo suficientemente altas como para mantener el agua líquida entre -133ºC (-208F) y 27ºC (80F). El modelo también incluyó otros factores, como la presión del aire en distintos puntos de Marte.

Las aguas saladas más abajo del punto de congelamiento ofrecen mucho más oxígeno que el que necesitan los microbios para vivir. “Más aún: sus mejores estimaciones con percloratos sugieren que el agua podría tener oxígeno suficiente para sostener vida más compleja, como las esponjas“, según la publicación.

El peor de los escenarios tampoco es malo: “Todas las soluciones salinas tenían oxígeno suficiente para sostener vida microbial básica”, agregó el artículo. “Nos quedamos atónitos”, dijo Stamenkovic a NatGeo. “Volví a calcular todo unas cinco veces para asegurarme de que era real”.

Además de reales, las concentraciones de oxígeno resultaron más altas que las que probablemente existieron en las aguas de la Tierra hace unos 2.350 millones de años, cuando los microbios lo llevaron a la atmósfera y la vida prosperó. “El oxígeno fue un gran motor para la evolución en la Tierra”, agregó el investigador de la NASA. “No tenemos pistas, pero me da esperanzas para ir a explorar”.

LO MÁS VISTO