LA OEA Y LOS EMISARIOS DE EVO

La participación del Ministro de Justicia y de la Presidenta de la Cámara de Diputados en la Organización de Estados Americanos con el fin de protestar por el mensaje de su Secretario General, Luis Almagro, ha tenido una respuesta por demás elocuente en el seno de dicho organismo, ningún gobierno ha respaldado la protesta y al contrario ha merecido una serie de críticas, en casi todos los ámbitos del quehacer internacional.

La participación de estas dos personalidades gubernamentales nace a raíz de un twit de Almagro, respecto al recurso de inconstitucionalidad planteado por algunos Diputados del MAS, con el fin de habilitar una vez más la re reelección de Evo Morales, el mensaje de Almagro fue claro y contundente y señalaba, “.@evoespueblo deberá respetar decisión popular q dijo NO a reelección. Ningún juez puede levantar el dictamen del único soberano: el pueblo

CNN ha dedicado varios programas a comentar dicho incidente y tanto los personeros del gobierno como de la oposición pudieron hacer conocer sus puntos de vista a la comunidad internacional a través de esas pantallas, la reacción fue inmediata y las redes sociales no se dejaron esperar y una lluvia de críticas se deslizaron a través de miles de comentarios en las que muchos expresaron su sorpresa y desde luego su repudio a tan desventurado propósito de desconocer a través de sus tribunales lo que el pueblo decidió en las urnas.

Pretender desconocer los resultados del referéndum constitucional del 21 de febrero de 2016 y hacerlo además ante la propia OEA al que se le invito a ser observador internacional en dicho referéndum, parece no tener sentido ni racionalidad, porque cuando un gobierno invita a determinada organización internacional en calidad de observador de un proceso electoral, es para dos aspectos centrales, el primero es que se quiere que dicho organismo avale la transparencia y pulcritud del acto electoral y el segundo aspecto es que se lo transforma en garante del cumplimiento de los mandatos que resulten de esos comicios.

Por tanto cuando acusan de injerencista al secretario de la OEA, cometen un craso error de política internacional, porque no solo desconocen los resultados, sino también la calidad de sus invitaciones que avalan la transparencia del acto electoral y garantizan los resultados de dichos procesos electorales, con la agravante de hacerlo, además, con el mayor descaro y desparpajo.

Pero las repercusiones negativas no solamente quedan en el ámbito de las relaciones internacionales, sino también el ámbito bursátil y financiero, pues la señal de inseguridad jurídica que se envía es lapidaria, si este gobierno es capaz de desconocer un referéndum constitucional, que es la máxima expresión del ordenamiento jurídico de un país, ¿Qué se puede esperar de otras leyes ordinarias o decretos de menor jerarquía legal? ¿Qué inversionista podría estar seguro que sus inversiones serán respetadas o cuál inversión es capaz de ofrecer garantías legales?

Sin duda esta conducta machacona, desesperada y de afán prorroguista, está llevando no solamente al gobierno, sino a todo el país a una etapa de serias incertidumbres financieras que afectaran sobremanera la poca inversión extrajera que existe en el país.

En el ámbito bursátil, las compañías calificadoras de riesgo tendrán motivos suficientes para bajar las calificaciones de riesgo país, cuyas consecuencias se verán en la elevación de las tasas de interés con las cuales se acepten transar bonos y otros instrumentos de crédito que requiera el país.

No cabe la menor duda que al MAS poco o nada le interesan estas y otras repercusiones, su capricho, codicia y ambición de poder están por encima de cualquier interés nacional, día a día se van convirtiendo en los nuevos vende patrias con disfraz popular.

por: Gustavo Blacutt Alcalá

 

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS