Manifestantes contra corrupción realizan jornada de protestas en Guatemala

Una nueva jornada de protestas se desarrolló hoy en la capital Guatemala y en algunos departamentos del país con la participación de centenares de personas, lo que mantiene la tradición sabatina de manifestarse contra la impunidad que, a su juicio, reina en el Congreso y en el Gobierno.

Los manifestantes lanzaron consignas y cánticos contra los parlamentarios y el presidente, Jimmy Morales, pero también se montaron grupos de diálogo y se recolectaron firmas para pasar de la protesta a la propuesta y para solicitar renuncias.

En la capital, la Plaza de la Constitución recibió a gente que llegó con silbatos, carteles y banderas para pedir renuncias y expresar su malestar por la crisis política que atraviesa el país desde hace un mes.

La organización «Justicia Ya», que nació de las manifestaciones que en 2015 acabaron con el Gobierno de Otto Pérez Molina -ahora en prisión preventiva por varios casos de corruptela-, repartió cartulinas y rotuladores y pidió a los asistentes que, por grupos, presentaran ideas y respondieran preguntas para unificar las demandas.

La actividad fue ideada «para hacer conciencia» en la gente que llegó a la plaza este sábado y «para mantener un vínculo más estrecho con el núcleo duro de los habituales«, los que se reúnen cada sábado, explicó el activista de Justicia Ya, Álvaro Montenegro.

Es por ello que le pidió a la gente que respondiera por qué pedía las renuncias de los legisladores y el presidente, que describieran la importancia de la cancelación de los dos partidos principales en el Parlamento -el oficialista Frente de Convergencia Nacional (FCN-Nación) y el opositor Unidad Nacional de la Esperanza (UNE)-, y que añadiera qué otras necesidades requería el país.

En las cartulinas, la gente pidió la «desafiliación de los partidos», la «eliminación de plazas fantasma a todo nivel», «que renuncie el presidente», «reformas a ley electoral», «respeto a autoridades indígenas» y «salud y seguridad en el país», entre otras.

Algunas de las razones por las que deberían dimitir los parlamentarios y el presidente, según acordó el público, fue «por traicionar al pueblo», «trabajar solo por sus intereses», tener «con nexos al narcotráfico» o «por ser un presidente que solo apoya a la clase alta y a los militares».

Según el activista Montenegro, el equipo metodológico «sintetizará las demandas de los cambios profundos que requiere Guatemala» por «otro modelo de país» y sentará las bases para «una Asamblea Constituyente Popular, Plurinacional y Multisectorial».

También en la provincia de Quetzaltenango los manifestantes recolectaron firmas para la renuncia de los congresistas de ese departamento, mientras que en Chimaltenango llegaron a las casas de algunos parlamentarios para protestar frente a ellas.

Las manifestaciones contra el presidente y el Congreso reavivaron en Guatemala después de que el mandatario intentara expulsar del país al jefe de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), el abogado colombiano Iván Velásquez.

A ello le siguió la decisión del Congreso de rechazar el retiro de inmunidad a Morales para que pudiera ser investigado por un presunto delito de financiación electoral ilícita durante 2015, así como la aprobación de reformas -luego retiradas- al código penal, que fueron consideradas nocivas por la población.

Además, este mes se conoció que el presidente recibía desde diciembre un bono «extraordinario» del Ejército que aumentaba su salario de 150.000 quetzales (20.576 dólares) a 200.000 quetzales (27.434 dólares).

Esta situación provocó que Morales devolviera los bonos y que la fiscalía presentara una segunda solicitud de antejuicio (desafuero) contra el mandatario, que aún no ha recibido el visto bueno de la Corte Suprema de Justicia para luego pasar al Congreso, donde debe resolverse. EFE

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS