Kurdos desafían amenazas con alta participación en referéndum de independencia

Los kurdos acudieron en gran número el lunes a votar en un referéndum sobre su independencia en el norte de Irak, ignorando la presión de Bagdad, las amenazas de Turquía e Irán y las advertencias internacionales por el conflicto regional que podría provocar la consulta.

El “sí” a la independencia ganaría con comodidad la votación organizada por las autoridades kurdas. Con un resultado no vinculante, el referendo busca dar a Masoud Barzani, quien encabeza el Gobierno Regional del Kurdistán (KRG), un mandato para negociar la separación de la región productora de petróleo.

La participación entre los 5,2 millones de posibles votantes fue del 78 por ciento, según la cadena de televisión Rudaw TV, mientras comenzaba el recuento de votos. Los resultados finales se esperaban en 72 horas.

Para los kurdos iraquíes -un grupo étnico apátrida desde que el imperio otomano colapsó hace un siglo- el referéndum ofrece una oportunidad histórica pese a la intensa presión internacional para que no se realizara.

“Hemos pasado por cosas peores, hemos visto injusticias, asesinatos y bloqueos”, dijo Talat, cuando esperaba para votar en Erbil -la capital regional-, mientras un grupo de mujeres sonrientes vestidas con los colores kurdos salían de la escuela mostrando sus dedos manchados de tinta.

En el pueblo de Sheikh Amir, cerca de las líneas del frente peshmerga al oeste de Erbil, combatientes kurdos hicieron largas filas para votar en una antigua escuela, y en la ciudad étnicamente mixta de Kirkuk, los kurdos cantaron y bailaron en las calles mientras acudían a las urnas.

El primer ministro de Irak, Haider al-Abadi, ordenó a los servicios de seguridad “proteger a los ciudadanos amenazados y coaccionados” en la región kurda, después de reportes no confirmados de que en un pequeño pueblo del este de Irak árabes estaban siendo obligados a votar “sí”. Funcionarios kurdos negaban esa coacción.

En Bagdad, el abogado Adil Salman dijo que el referéndum es el resultado de la debilidad del Gobierno iraquí. “El escenario que estamos viendo ahora es de desintegración del Estado”, dijo.

Con una diáspora de 30 millones de kurdos en países de la región, los gobiernos de Irán y Turquía temen que el separatismo se propague entre sus propias poblaciones.

Turquía dijo que no reconocerá el referéndum y considerará a su resultado nulo e inválido, y agregó que el gobierno kurdo iraquí estaba amenazando la paz y la estabilidad de Irak y de toda la región./Reuters

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS