Como mejorar la mala conducta de los niños con ‘castigos inteligentes’ y sin violencia

Los tiempos han cambiado y con esto también la familia, en épocas pasadas los castigos eran severos, físicos y psicológicos ya que cuando un niño o niña se portaba mal recibía ‘chicote’ o cinturón en algunos casos sin saber que fue lo que hizo mal, ahora estos castigos persisten pero han creado problemas que se están empezando a notar más en la sociedad como adolescentes rebeldes, dependientes a las sustancias controladas y hasta delincuentes son algunas de las secuelas de estos castigos. 

Ahora se considera la aplicación de ‘castigos inteligentes’ en lugar de aplicar los ‘castigos tradicionales’ en los niños que por algún motivo se portan mal o hacen cosas negativas.

La responsable municipal del programa de apoyo familiar Carla Ibañez ha explicado el daño psicológico que puede ocasionar los castigos físicos en los menores, considerando que los indices de violencia infantil se está incrementando de manera alarmante sobre todo en esta última gestión.

«El castigo inteligente es una estrategia, esta va a llevar al niño o adolescente a comprender porque la conducta que esta desarrollando es negativa para él, para su familia y para la sociedad, eso es lo que buscamos como papás, no es que queremos lastimarlos cuando castigamos, pero al ejecutar los castigos que comúnmente se realiza, lo que logramos es dañar al niño que obedezca por temor, que cree un rencor hacía el padre, rebeldía, cuando los castigos no son bien aplicados y cuando los castigos son los comunes», ha indicado Ibañez.

Una alternativa a los castigos físicos y corporales son los castigos inteligentes, como un acto reflexión tanto para los padres como para los niños.  Según la profesional, un niño que tienen menos de los 11 años necesita de la vigilancia y el acompañamiento para poder terminar un castigo y lograr la reflexión profunda que lo llevará a un cambio de conducta.

«Los hijos de hoy requieren padres de hoy, muchos papás mencionan ‘pero a mi mí papá me daba una tunda y por eso yo ahora soy gente’, pero es que ahora los tiempos han cambiado», ha mencionado.

A pesar de que cada niño es un mundo diferente, se ha establecido una secuencia de pasos generales que pueden servir para castigar a un niño o niña de forma inteligente.

En primer lugar se deben dar 3 avisos verbales al niño donde se le explica la conducta inadecuada, si en el intervalo de tiempo el niño no respeta las reglas o límites se debe seleccionar un castigo, que no puede contemplar golpes, amenazas, gritos o insultos. 

Se explica el castigo al niño, incluyendo la duración, lugar y meta u objetivo del castigo, estos son inmediatos y no son retroactivos, es decir, se castiga en el momento. 

Una vez asignado un castigo jamás se levanta, el castigo se cumple forzosamente, ya que al levantarlo en lugar de suprimir la conducta negativa, estamos reforzando el capricho del menor. De manera obligada los padres deben acompañar el castigo retroalimentando al niño con explicaciones de porqué estaba mal la conducta o qué debe hacer para evitar ser castigado nuevamente.

Durante el castigo no se jalonea, no se obliga físicamente, se contiene, se espera, se tolera, es necesaria mucha paciencia y tiempo en la edad infantil para lograr aplicar disciplina con los niños, sobre todo cuando nunca se ha hecho de manera correcta y más en esas primeras ocasiones. Un castigo siempre se debe terminar, hay que ser pacientes, con autoridad firme y fuerte pero no violenta.

al cumplir el castigo se felicita al niño y se le explica porque fue castigado y qué se espera del niño en adelante para que no sea castigado de nuevo.

«Un castigo impuesto se puede ejemplificar como ‘si tú haces A yo te haré B’ pero un castigo inteligente es ‘si tú haces A lo más probable es que te suceda B'», ha señalado.

Desde la Defensoría de la Niñez han informado que los datos de violencia hacía menores se incrementan diariamente entre ellos los delitos contra la libertad sexual.

«Tenemos datos de que la violencia en nuestra ciudad se sigue dando, los delitos contra la libertad sexual hay muchas dificultades de relacionamiento entre los padres y los hijos hay abandono de nuestros niños y adolescentes y estos hechos que vienen suscitando nos lleva a nosotros a analizar y también a crear nuevos programas», ha indicado el director de la Defensoría de la Niñez, Ramiro Pérez.

Ya que desde el Gobierno Municipal se ha creado un programa de fortalecimiento familiar para padres con hijos problema, a los que se puede asistir todos los miércoles en horas de la noche en las instalaciones de la Defensoría de la Niñez.

Otros métodos para mejorar la disciplina 

Reparar el daño: Una forma práctica de ayudar al niño a tener consciencia de sus actos, es presionarlo para que siempre que haga algo malo repare el daño, si no va a comer, lavar los platos, si no hace las tareas, realizar otras tareas, la diferencia con los castigos inteligentes es que reparar el daño se realiza sin avisos, con menos acompañamiento, es una forma más rápida de promover una buena conducta.

Brindar atención y cariño: En ocasiones el niño indisciplinado está llamando su atención. Pase un tiempo especial con el niño: Tómese un rato del día para estar a solas con el niño sin interrupciones. Ya sea dentro o fuera del hogar, esta atención positiva le mostrará al niño que es valorado. Recuerde siempre darle su apoyo y alentarlo en sus actividades.

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS