El gobernador de Texas instó a prepararse para un «gran desastre»

Harvey se convirtió en huracán de categoría 3 al aumentar sus vientos máximos sostenidos a 120 millas por hora (195 km/h.) mientras avanza hacia la costa de Texas, donde llegará en las próximas horas, informó el Centro Nacional de Huracanes (NHC).

El NHC indicó en un boletín especial que Harvey se encuentra a 75 millas (120 kilómetros) al estesureste de Corpus Christi y 85 millas (135 kilómetros) al sur de Port O’Connor.

Harvey se convirtió en un «poderoso» ciclón de categoría 3, en la escala de intensidad Saffir-Simpson, de un máximo de cinco, y los expertos del NHC vaticinan que tocará tierra en la costa central de Texas esta noche. Según un probable patrón de trayectoria, Harvey tocará tierra en la costa central de Texas esta noche, para luego «serpentear» por el interior del estado y la costa durante el fin de semana.

El sistema mantiene todo su potencial destructor de generar acumulaciones de lluvia de hasta tres pies de altura (91 centímetros), vientos de huracán de categoría 3 (entre 178 y 208 kilómetros por hora) y marejadas ciclónicas de hasta 12 pies (3,66 metros), que podrían provocar inundaciones «devastadoras».

Los mareógrafos de la Agencia Nacional estadounidense de Océanos y Atmósfera (NOAA) advierten que en la costa texana ya se están produciendo inundaciones de hasta 1 y 2 pies (30 y 61 centímetros) a causa de la marejada.

Las autoridades han ampliado el aviso de huracán (paso del sistema en 36 horas) y ahora se extiende desde Port Mansfield hasta la ciudad de Sargent (Texas), mientras que la vigilancia de huracán (paso en 48 horas) sigue activa desde el sur de Port Mansfield hasta la desembocadura del Río Grande.

Se teme que alcance vientos de más de 200 km por hora y que produzca inundaciones «devastadoras y amenazantes para la vida» en un área en la cual las refinerías procesan siete millones de barriles de petróleo al día.

Corpus Christi, que concentra la mayoría de las refinerías de Texas, en la zona se ha emitido orden de evacuación obligatoria, al igual que en los poblados costeros de Port Aransas y Aransas Pass.

Se mantiene asimismo un aviso de marejada de tormenta desde Port Mansfield a High Island, ambos en Texas. Hay además un aviso de marejada ciclónica desde Port Mansfield hasta High Island.

Se prevé, por lo tanto, el aumento del nivel del mar y consecuentes inundaciones en zonas costeras desde Port Mansfield hasta High Island, en donde se producirán situaciones de riesgo mortal y por ello se deben tomar «todas las acciones necesarias para proteger la vida y propiedades».

Los avisos de huracán afectan a 1,4 millones de personas que residen en la costa sur del Golfo de México en Texas, mientras que otros 12 millones se encuentran bajo aviso de vientos de tormenta tropical, incluyendo las populosas ciudades de San Antonio y Houston.

Las fuertes lluvias, que se podrían prolongar hasta mediada la próxima semana, podrían afectar partes del sur, centro y este de Texas y el valle del Misisipi, y podrían producirse además «algunos tornados» hasta el sábado en la costa central y superior de Texas.

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS