22 DE MARZO DÍA MUNDIAL DEL AGUA

Este día es de cardinal importancia para concientizar a la humanidad de lo vital del agua pues debe contemplarse al agua como factor de incontestable relevancia, en el campo ambiental, social y teológico, ya que el agua se considera sin discusión como una fuente de vida, sustento de todo alimento, garantía de nuestra higiene y salud y también como símbolo de purificación. El agua en su categoría de don primordial es limitada y si el manejo del agua es inapropiado, puede, paradójicamente, convertirse en factor de muerte, e inversamente, cuando el agua llega a su debido tiempo, en la medida proporcionada a la necesidad cotidiana y no ha sido dañada (contaminada) es el gran don para la preservación de la humanidad.
El agua en la perspectiva importante de su visión social es un bien destinado infaltablemente para todos los seres vivos, cuya privatización puede conducir al acaparamiento, por ello debe mantenerse en el ámbito publico y es el Estado que debe ser el principal proveedor de los recursos económicos para garantizar una gestión integrado de equitativa distribución, estableciendo en este punto que el costo debe ser cubierto de acuerdo a las posibilidades de los diferentes segmentos de la población y su nivel económico. Por ello quienes conducen la política del agua deben ser especialistas en su conservación y apreciación, nadie podía concebir que surja escasez de agua en La Paz u otras ciudades importantes de Bolivia, empero, sucedió, por la imprevisibilidad de gente sin competencia para dirigir organismos de administración, captación y preservación del agua.
Igualmente es necesario que se mencione la perspectiva mercantil del agua, indicando que el agua puede ser apropiada y convertida en mercancía, cuyo objetivo es garantizar el lucro y una mayor eficiencia en su distribución, pues ya esta presente en el universo una crisis de los recursos hídricos debido a la indiferencia en su uso, desperdicio y uso ineficiente, pues es conocida la costumbre enraizada en las comunidades del mundo que nadie cuida lo que es publico t lo que es de todos resulta no ser de nadie.
Sin embargo se pueden rescatar coincidencias entre ambas posiciones, ya que el agua es fuente de energía, de desarrollo y bienestar, al crear trabajo y colaborar al repunte económico de los pueblos y, para mantener esta tendencia se requieren obras constantes de ingeniería, cuyo elevado costo debe sustentarlo alguien con percepción de una crisis mundial que se aproxima debido, precisamente, por el inequitativo aprovechamiento del agua y su indolente y sistemática contaminación.
Por estudios realizados y de fuente fiable se puede afirmar que el agua y su distribución mundial es desigual y este desequilibrio ecológico produce irremediablemente un calentamiento global, situación que se traslada a nuestro país donde se extraña un diagnostico integral sobre la disponibilidad de los recursos hídricos, además de no existir una estrategia nacional para su mejor aprovechamiento, específicamente en el acceso al riego en comunidades agropecuarias donde, aun, se benefician mínimamente.
En el sector de la salud se puede, sin ningún eufemismo, confirmar que el 75% de las enfermedades en Bolivia están directamente vinculadas con provisión de agua, sobretodo en la población rural que marca un porcentaje bajísimo de acceso ala agua potable.
Finalmente, el lector debe conocer el origen del problema que se manifiesta en una carencia de conciencia social y sentido ético en el manejo del agua, una falta de recursos económicos, ausencia de políticas de preservación (reciente y persistente escasez de agua en casi todo el país), caso Silala en el orden internacional, y uso racional del agua, además de la ausencia de un marco legal moderno, acorde al problemática de vida que representa el agua.
por: Raúl Pino-lchazo T.

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS