Gabriela Castellanos, estudiante de intercambio en Wisconsin, Estados Unidos

En esta oportunidad, nos vamos hasta Wisconsin, Estados Unidos, para conversar con Gabriela Castellanos. Tiene 17 años de edad y salió del colegio La Salle, para realizar un intercambio académico fuera del país. Su experiencia comienza cuando decide apuntarse a un programa de intercambio llamado “Nacel”.
Una vez estaba todo listo, Gabriela hizo las maletas y no dudo de avanzar. Aunque confiesa que como hija única la separación con sus papás ha sido difícil, sin embargo, cuenta que este tiempo lejos le ha servido para valorar las relaciones humanas que se forman en Bolivia.

“Lo que más me ha llamado la atención creo que es lo cálidos que somos en comparación a ellos, una vez que los conoces son muy buenas gentes pero ellos son un poco más individualistas, nosotros nos preocupamos un poco más por dar una cálida bienvenida a personas del exterior”, dijo.

La experiencia

Gabriela está en el colegio, y su vida gira en torno a los estudios por lo que asegura que estudiar es el centro de todo en su día a día.

La joven tarijeña se encuentra feliz y aunque resalta que el intercambio no es algo difícil y «muchas veces frustrante,  esta segura que nunca se va a arrepentir de haber tomado esa decisión.
Al inicio, explica, el tratar de hablar otro idioma (inglés) por más que tengas un buen nivel es difícil por el hecho que tienen un acento diferente, hablan mucho más rápido, y tienen diferentes modismos a los cuales no estaba acostumbrada.

“Al principio fue muy difícil el tratar de entender por qué ellos actúan diferente, hasta que después los comienzas a entender y encajar, me costó mucho al principio hacer amigos, aquí al principio nadie te habla si tú no les hablas y eso me costó mucho entender”, recuerda.
Gabriela, a pesar de su juventud, se muestra reflexiva y madurta por lo que aconseja vivir cada edad en su plenitud. “A veces estamos demasiado apurados por crecer que no disfrutamos cada edad como deberíamos».

Añorando Tarija

Al igual que otros tarijeños que han estado en Estados Unidos, Gabriela resalta que pocas personas en su país de acogida ubican en el mapa a Bolivia o saben algo del país.

“Siempre que digo de donde soy me preguntan ¿es el país de las dos capitales? Es así como lo identifican, la imagen que tienen muchos no es buena , lo ven como un país corrupto, explica aunque no obstante también ha escuchado a muchas personas decir que les encantaría visitar Bolivia ya que les parece interesante las fotos que ven.
Lo que más le gusta de Wisconsin es un lugar que se llama Blue Mounts, cuyas vistas espectaculares le encantan. No obstante no deja de añorar a su Tarija, entre los lugares que más recuerda son la Plazuela Sucre e ir a El Valle o al río o a su lugar favorito del departamento tarijeño: Marquiri.
De la comida chapaca, la joven tarijeña asegura que echa de menos las hojarascas y los pastelitos, situación que recuerda con frecuencia con una amiga también tarijeña que vive en otro pueblo cercano a donde ella reside.
Gabriela es muy activa y cuando no está en el colegio aprovecha su tiempo libre para práctica esquí, patinaje en hielo y hacer cross country. Sobre su nueva ciudad, Gabriela dice que no todavía no ha encontrado el amor en Estados Unidos aunque destaca que llegó al país «rodeada del amor de su familia y sus amigos».
 

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS