Donald Trump: “La inmigración es un privilegio, no un derecho”

El presidente de EEUU, Donald Trump, ha afirmado este viernes, tras una reunión bilateral con la canciller alemana Angela Merkel, que «la inmigración es un privilegio y no un derecho».
«La inmigración es un privilegio. No un derecho. Y la seguridad de nuestros ciudadanos debe siempre ser puesta en primer lugar. No hay dudas de eso», ha expresado el mandatario estadounidense, cuyo más reciente decreto anti inmigración fue bloqueado por la justicia.
Trump ha agradecido a Merkel la implicación alemana en la lucha contra el IS y su presencia en Afganistán, y ha recordado a los soldados germanos que han perdido la vida en el país combatiendo el yihadismo. «Seguiremos trabajando para incrementar nuestras contribuciones a la defensa común», ha asegurado el presidente, y ha añadido que «la confianza entre Alemania y América se basa en unos valores compartidos, y nuestra alianza es garantía de un futuro mejor».
El mandatario ha reiterado a Merkel su apoyo y compromiso con la OTAN, y ha pedido de nuevo que el resto de países miembros «paguen lo debido». El aumento del gasto militar en la OTAN es una demanda recurrente de Washington y estaba previsto como punto a tratar en la reunión con la canciller. «Es necesario que todos los países miembros paguen su parte. Muchas naciones deben vastas cantidades de dinero (a la OTAN), y es muy injusto para EEUU. Estas naciones deben pagar lo que deben», ha pedido Trump.
Por su parte, Merkel también ha reconocido que Alemania tiene «mucho» que agradecer a Estados Unidos y ha mencionado, entre otras cosas, la reunificación de Alemania y el plan Marshall tras la Segunda Guerra Mundial.
Otro de los temas clave de la reunión ha sido la paz en Ucrania. Trump ha comenzado agradeciendo a Alemania y Francia sus esfuerzos para alcanzar la paz, y la canciller ha asegurado que el presidente de EEUU se ha comprometido «personalmente» con los acuerdos firmados en Minsk hace más de dos años, en febrero de 2015, para buscar una solución al conflicto.
Las supuestas escuchas de Barack Obama que denunció sin pruebas Trump en su cuenta de Twitter, y que negó ayer el Senado de EEUU por falta de pruebas, son «algo en común» entre el presidente y la canciller ya que ambos, según Trump, han sido espiados por orden del ex presidente Obama.
«Sobre las escuchas telefónicas de la anterior Administración, al menos tenemos algo en común, quizá», ha dejado caer. Además ha añadido sobre este tema que «muy rara vez» se arrepiente del contenido de los tuits que publica.

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS