El asistente virtual Amazon Echo

El asistente virtual Amazon Echo puede emplearse para buscar información, hacer listas de compras, sintonizar la radio y, pronto, también podría ser clave para resolver un asesinato.
El sistema, que responde a comandos de voz, está constantemente conectado (salvo que se lo desactive) para responder a los pedidos del usuario.
Es decir que capta y guarda, en la nube, todo lo que sucede a su alrededor, luego de que se dice la palabra mágica Alexa, que es lo que activa el micrófono y despierta del letargo virtual al asistente.
De ahí que la policía de Arkansas le solicitara a la empresa Amazon -mediante una orden judicial-, que le entregara las grabaciones que había hecho Echo en el domicilio de James Andrew Bates, principal sospechoso del asesinato de Victor Collins, ocurrido el 21 de noviembre de 2015.
La compañía se negó hacerlo, pero el viernes pasado, Bates autorizó a la empresa Amazon a que entregara la data almacenada en el dispositivo a la fiscalía que está llevando el caso.
Fue el mismo Bates quien llamó al 911, a la mañana siguiente, para decir que había invitado a un grupo de amigos a cenar y tomar algo a su casa luego de un partido de fútbol. Explicó que después de un rato se fue a dormir y que a la mañana siguiente halló el cuerpo de Collins flotando en la pileta.
Cuando la policía comenzó a investigar, observó que el cuerpo tenía signos de estrangulamiento. Por otra parte, las manchas de sangre así como algunas botellas y picaportes rotos indicaban que ese sitio había sido escenario de una pelea violenta.
Así fue que se pasó a investigar el asesinato de Collins y a la policía le pareció que Amazon Echo podría ser un buen aliado para llevar adelante esta tarea.
Ahora que la justicia finalmente tiene en sus manos las grabaciones evaluará si el material servirá para dilucidar este caso.
No queda claro si lo que encontrarán será relevante o incluso si el equipo estaba grabando al momento del asesinato.
Es que Amazon Echo comienza a grabar recién luego de que se menciona la palabra clave, Alexa.
Y aún cuando el contenido resulte relevante habrá que ver si la justicia lo acepta como prueba concluyente del crimen.
Sin dudas esto podría ser el comienza de «la nueva era de equipos inteligentes que atestiguan ante la justicia». El panorama parece demasiado futurista, sin embargo ya está sucediendo.
Otro punto a considerar es el tema de la privacidad. Sin dudas es polémico pensar que estos dispositivos para el hogar están constantemente almacenando información.
Porque si bien los micrófonos se pueden desactivar, ¿acaso no es muy sencillo prenderlos de forma remota? ¿Puede el usuario realmente saber si el equipo está apagado? ¿Y lo que se borra, no queda igual almacenado en forma de back up en la nube?
Cuesta creer que el sistema sea tan seguro e infalible. ¿Acaso hay algún equipo conectado a la red que realmente lo sea?
Por lo visto no. De hecho es tan fácil vulnerar la seguridad de todos los dispositivos conectados, que los expertos sugieren tapar la cámara y el micrófono de celulares, tablets y laptops para evitar ser espiados. Mark Zuckerberg y el Papa son apenas dos de los tantos que implementan esta norma.
Estar conectado es estar expuesto. La privacidad puede verse vulnerada o no, pero que lo que no se puede negar es que hay un riesgo potencial a ser observado y que es muy difícil salirse de la Matrix. (Con información Infobae)

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS