Cómo es la "Bestia" argentina, la camioneta blindada del presidente

Lo confirmó Fernando De Andreis, secretario general de la presidencia. El nuevo auto de protocolo de Mauricio Macri será una Mercedes-Benz Vito blindada, la flamante «bestia» acondicionada especialmente para proteger la investidura presidencial. La iniciativa cobró rigor tras confusos incidentes que involucraron los vehículos de traslado de la comitiva y luego de un año de análisis se oficializó la incorporación de la camioneta fabricada en el Centro Industrial Juan Manuel Fangio de Virrey del Pino, La Matanza, a la flota de vehículos presidenciales.
El modelo nacional montará piezas blindadas de importación desde España, donde se producen las variantes Guard de la Clase V, la versión de lujo de la Vito. La demora en la confirmación obedeció a problemas de costos. El gobierno rechazó la propuesta de blindar la Vito en Argentina porque exigían un desembolso total de 400 mil dólares. A Casa Rosada llegaron ofertas de Volkswagen por la Touareg Hybrid que utilizó en la apertura de las sesiones ordinarias en el Congreso y por la Kia Carnival que suelen emplear para los desplazamientos oficiales. Incluso, tras el ataque en Villa Traful, Neuquén, el empresario Alejandro Radetic ofreció entregar su Lexus LS 400 blindado para garantizar la seguridad del presidente.
La Vito blindada adoptará un color oscuro -gris o negro- y ganará un peso extra cercano a los 1.500 kilos por el componente de seguridad. Por ende, también su motorización tendrá que ser adulterada. Sus especificaciones mecánicas serán sometidas a mejorar su calidad de prestaciones por el peso incorporado en materia de blindaje.
En la planta bonaerense el modelo comercializado en cuatro versiones -Furgón, Furgón mixto, Combi y Tourer- se fabrica desde el segundo semestre de 2015. Consiste en una Van correspondiente al segmento de utilitarios medianos: 3.200 mm de distancia entre ejes, 5.140 mm de longitud y un peso bruto tal de 3.500 kilos. Se presume que la versión Tourer será la elegida para adecuarse a las demandas de seguridad: presume de mejores elementos de confort y permite transportar ocho pasajeros más el conductor.
En virtud a la motorización, está equipado por un 2.0 turbo naftero (gasolina) con cuatro cilindros, eroga una potencia de 184 caballos a 5.500 rpm (revoluciones por minuto). Dispone de una caja de seis velocidades sincronizada y desacoplada de la transmisión para manifestar así una conducción más delicada. Su precio de venta al público asciende a 53.500 dólares en el mercado argentino.
En relación a la calidad de las prestaciones del blindaje del vehículo, no hubo confirmación oficial por motivos lógicos de seguridad. Sin embargo se presume que la escala del material blindado será al menos de nivel RB3, la opción más requerida en el mercado nacional que amortigua proyectiles calibre .44 Magnum de alta calidad y calibre .9mm de alta velocidad. En el plano mundial, se distribuyen cinco niveles de blindaje, del RB1 al RB5, categoría con facultades para resistir la embestida de un fusil de guerra FAL.
Según los especialistas argentinos aproximadamente de 600 unidades se someten a reparaciones con propósitos preventivos por año. En el país, hay cerca de 6000 vehículos blindados registrados por el Registro Nacional de Armas (Renar), el organismo que debe suministrar un permiso oficial de circulación. (Con información Infobae)

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS