Holanda calificó de "locura" las declaraciones de Erdogan en plena crisis diplomática

El primer ministro holandés Mark Rutte calificó este sábado de «locura» las declaraciones del presidente turco Recep Tayyip Erdogan, que tildó de «nazismo» la negativa a permitir la visita del canciller turco a Róterdam.
Esas declaraciones son «una locura» dijo Rutte a los reporteros, en plena campaña electoral holandesa.
«Entiendo que estén enfadados pero esto es desproporcionado», añadió.
«Son vestigios del nazismo, son fascistas«, había declarado el presidente turco en un acto en Estambul.
El gobierno holandés decidió prohibir el aterrizaje del vuelo del ministro de Relaciones Exteriores turco Mevlut Cavusoglu, que preveía viajar este sábado a Holanda para un mitin en favor del referéndum que refuerza los poderes del presidente turco.
La prohibición fue tildada de «inaceptable» por Cavusoglu. En la tarde se concentraron en Estambul unas cincuenta personas ante el consulado de Holanda para pedir al gobierno turco que «resista».
«Pueden prohibir a nuestro ministro de Relaciones Exteriores volar, pero a partir de ahora vamos a ver cómo sus vuelos van a aterrizar en Turquía», amenazó Erdogan.
«Las autoridades turcas amenazaron públicamente con sanciones. Eso imposibilita la búsqueda de una solución razonable«, declaró el gobierno holandés en un comunicado.
La campaña realizada en Europa para la diáspora turca, con motivo del referéndum en Turquía, es la causa de las tensiones entre varios países y Ankara, empezando por Alemania, donde varias ciudades anularon mítines a favor de Erdogan.
El presidente turco también acusó el 5 de marzo a Alemania de «prácticas nazis», declaración que provocaron el enfado de Berlín. Pero la canciller  hizo un llamamiento para «mantener la sangre fría».
Alemania alberga la mayor comunidad turca en el extranjero, con 1,4 millones de personas. En Holanda hay cerca de 400.000 personas de origen turco, según las estadísticas oficiales.
Varios países manifestaron su malestar por esta campaña. Suiza y Austria también que prohibieron el viernes la celebración de mítines electorales en presencia de miembros del partido AKP de Erdogan, argumentando posibles alteraciones del orden público.
El canciller austriaco Christian Kern pidió hace una semana una «respuesta colectiva de la Unión Europea para impedir estos eventos de campaña» de responsables turcos en países de la UE.
La crisis entre Holanda y Turquía se produce unos días antes de las elecciones legislativas holandesas, en cuya campaña el islam ha sido uno de los grandes temas. Según encuestas recientes, el partido del diputado antislam, Geert Wilders, llegaría en segundo lugar.
(Con información de AFP)

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS