Cinco consejos para iniciarte en el yoga y ser un buen yogui

Parece que la actividad de yoga es una de las que más auge y repercusión está teniendo últimamente pero… ¿qué es el yoga para ti?
La mayoría de la gente cree que para ser un buen yogui o yoguini hay que ir a la India o hacer posturas acrobáticas  que no cualquier persona puede realizar fácilmente. Sin embargo, es bastante más sencillo que todo esto, si bien hay muchos aspectos en los que debemos trabajar y profundizar, aún así, a continuación, resumiré los cinco aspectos básicos para ser un buen yogui o una buena yoguini.

  • Acción/Ejercicio

Aquí se contempla la práctica de ásana, cuya meta, lejos de tener un buen alineamiento en la práctica de cada una de ellas  y un cuerpo fuerte y tonificado  (que también) te lleva hacia la meditación. Por otro lado, también estarían las acciones realizadas en nuestro día a día: como nos relacionamos con los demás y con nosotros mismos, sin violencia, con compasión. (Son los Yamas y Niyamas de Pantajali) Nuestra actitud ante la vida.

  • Pensamiento

Aprendemos a evitar los  pensamientos negativos,  viendo todo desde la perspectiva de la compasión. Además, al llegar a la meditación, alcanzaremos quietud mental y sobre todo conseguiremos con práctica y más práctica aquietar a nuestra mente parlanchina.

  • Alimentación saludable

La alimentación es la base de una buena salud. Tal y como dijo Hipócrates : “ Que tu alimento sea tu medicina y tu medicina sea tu alimento”. Un buen yogui, según Patanjali no come mucho ni come poco. En la moderación y el equilibrio está la clave. Nuestra relación con los alimentos ha de ser teniendo la plena consciencia  de su aporte nutritivo, ni que decir tiene que si están ricos, mejor que mejor!!  Pero buscando siempre fórmulas y recetas saludables.

  • Respiración

Aprender  a respirar correctamente es algo esencial para una buena calidad de vida. Fíjate en los bebés,  seres perfectos, respiran desde del abdomen, que es la mejor forma de respirar,  es una respiración plena y completa, un baño de oxigeno y energía vital “prana”. Un sabio yogui dijo una vez que cada persona tiene un número determinado de respiraciones para su vida. Por ello, mejor que sean lentas y plenas, en lugar de rápidas y superficiales, que es como respiramos cuando estamos estresados. Conécta con tu respiración, cuídala y ella te cuidará a ti.

  • Relajación

Con la práctica, aprendemos a liberar las preocupaciones y enredos de la mente, así  liberaremos las tensiones del cuerpo. Aunque a veces el estrés es adaptativo y nos sirve para manejar adecuadamente los retos y situaciones cotidianas un estrés continuado en el tiempo y que no esté en coherencia con la demanda de las situaciones puede hacer a nuestro cuerpo enfermar. Así que será bueno aprender las herramientas necesarias para gestionarlo y la respiración y relajación son sin lugar a duda las más eficaces.
En resumen, si quieres ser un buen yogui o una buena yoguini comienza poco a poco y con constancia a trabajar. Con esfuerzo tu cuerpo cambiará, tu mente cambiará, tu vida cambiará,  y recuerda  ¡nada cambia si no cambias nada! Namasté.

Artículo elaborado por Essential-yoga-life para La Voz de Tarija

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS