El gobierno detiene nuevo Gasolinazo, anuncia ajustes diarios al precio del combustible

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público en México (Ministerio de Finanzas) anunció la cancelación de lo que hubiera sido el tercer Gasolinazo del año, en un hecho que la oposición calificó como una medida para detener las protestas sociales que hubiera detonado un nuevo incremento.
Sin embargo, anunció que a partir del lunes el precio al público cambiará todos los días.
«Los precios máximos reflejarán el movimiento en los precios diarios de las referencias internacionales. En todo momento, el gobierno federal buscará mitigar las fluctuaciones excesivas. Los márgenes de comercialización de las estaciones de servicio no tendrán modificaciones», comunicó Hacienda.
En enero, el gobierno federal aplicó un aumento a las gasolinas de entre 15 y 20% como parte de un proceso para quitar los subsidios, lo que desató una ola de protestas en todo el país que terminaron con un saldo de 1.500 detenidos y seis muertos.
El fin de semana el combustible costará dos centavos menos, pero a partir del martes queda a la libre flotación.
«No soy un ciudadano feliz por pagar cada día la gasolina más cara, pero reconozco que esta medida responde a un nivel de endeudamiento alto, a una situación vulnerable que está siendo vista con lupa por parte de las calificadoras», dijo a Juan Musi, director de CI Estrategias, firma que administra portafolios y fondos de inversión.
La deuda del gobierno mexicano está desde el año pasado en el ojo de las calificadoras internacionales por su aumento constante que se combina con un débil crecimiento del país que apenas supera el 2% anual. La semana pasada, la calificadora Moody’s puso a revisión la nota de México para aplicar una posible baja.
Un informe del analista de la calificadora, Jaime Reusche, cita información de la Secretaría de Hacienda donde muestra que el déficit del gobierno federal aumentó a 2.9% del Producto Interno Bruto (PIB) en 2016, frente al 2.8% de 2015.
Su panorama para México pasó de «estable» a «negativo».
Juan Musi advierte que si la cancelación del nuevo incremento se tomó sólo para calmar a la gente y no con un argumento económico que lo justifique, el gobierno expone al país a perder su grado de inversión y también presiona el tipo de cambio.
Advirtió que «la cadena de eventos que pueden desencadenar la baja de calificación nos pone en una situación complicada: si la baja es de un nivel va a haber una fuga de capitales que presionará al tipo de cambio. Si es de dos niveles perdemos el grado de inversión. Si la fuga de capitales es masiva el gobierno se expone a que el tipo de cambio se dispare, traiga inflaciones altas y el Banco de México (central) tendrá que responder más rápido».

Que el gobierno dé una explicación

Diputados y senadores de oposición no están conformes con la manera en la que el gobierno ha explicado el tema del alza a los combustibles y ponen en duda las razones técnicas -principalmente la situación en los mercados internacionales- que impulsaron el gasolinazo de enero.
Consideran que detener el aumento en el precio de las gasolinas previsto para febrero, significa que el gasolinazo es producto de sus malas decisiones. Afirman que, incluso, se pudo haber evitado el aumento de principios de año.
«El gobierno federal no ha sido claro en sus declaraciones… Hoy sabemos, gracias al informe de finanzas públicas de la Secretaría de Hacienda respecto al cuarto trimestre de 2016, que ese año se obtuvo 32% más de lo estimado en la recaudación del IEPS -Impuesto Especial sobre Producción y Servicios, que se aplica en México- a la gasolina, lo que se traduce en más de 67.000 millones de pesos (unos USD 3.350 millones)», señaló el coordinador del opositor Movimiento Ciudadano (MC) en la Cámara de Diputados, Clemente Castañeda.
La bancada del derechista Partido Acción Nacional (PAN) en el Senado reclamó que aún no está clara la fórmula bajo la cual el gobierno pretende fijar el precio de los combustibles: dependiendo la cercanía de refinerías de cada estado y si el abasto se realiza a través de camiones de carga o ductos.
Los senadores Marcela Torres Peimbert y Juan Carlos Romero Hicks señalaron que esta fórmula no está clara porque no hace público el margen de ganancia que obtendrán las empresas gasolineras.
«La interrogante es saber de dónde salen las ganancias para los gasolineros (los dueños de estaciones de servicio) ¿O es que se les permite vender litros incompletos?; urge conocer la verdad de cómo se fija el precio de la gasolina», dijo Romero Hicks en conferencia.
Los legisladores también pidieron que el gobierno explique por qué se adelantó la liberalización del precio, prevista para inicialmente para el 2018. (Con información Infobae)
 

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS