mm
PAREMIOLOCOGI@

CHAU 30 MILLONES PARA LA JUSTICIA: PHAJPAKERIO E INEPTITUD

lunes, 1 abril 2019 - 06:00 AM - Arturo Yanez Cortés
WhatsApp Email

En unas interesantes declaraciones no muy diplomáticas pero que plausiblemente reflejan la ineptidud y phajpakerio con que los capos del sistema de justicia proceden (Ministerio de Justicia y Consejo de la Magistratura, principalmente) el embajador delegado de la UE en Bolivia, informó que el estado plurinacional de Bolivia acaba de perder 30 millones de Euros, destinados a la reforma de la justicia en nuestro país, simple y llanamente por el “retraso” de aquellas autoridades.

Según datos oficiales, el Órgano Judicial boliviano recibe apenas el 0,44 % del PGE, frente al 7,7% para Educación, 6,8 % para Salud, 1,8 por ciento a Defensa y 1,5 por ciento a Gobierno; de hecho, 5 son los ministerios que se llevan el grueso de ese presupuesto, siendo el de Gobierno uno de los que más recursos dispone con una asignación de 3.715.681.612 bs que se constituye en una cifra superior de por lo menos 3.500 millones de bolivianos respecto a lo asignado para Educación. Al de Gobierno, le siguen Defensa con 3.288.402.850 Bs; Presidencia con 2.642.994.109, Obras Públicas con 2.534.060.027 y Salud con una asignación de 1.846.578.331 Bs. Incluso, esta gestión, se destinó a la partida de propaganda del régimen, 4 veces más que en la anterior. Pequeños detalles electoreros…

En el rubro justicia y sí nos comparamos con países vecinos, resulta que en el Perú, su presupuesto alcanza al 1,37%; y en otros, como Costa Rica, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá y Paraguay, entre el 2 y 6% del total. Mientras que el plurinacional, el presupuesto del Órgano Judicial en los últimos 4 años prácticamente no ha variado e incluso, sumando los recursos propios que genera y los del Estado, el Órgano Judicial dispone anualmente de aproximadamente 800 millones de Bs; aunque por la gratuidad de la justicia decretada por el Gobierno dejaron de percibir aproximadamente 59 millones de Bs y por la transferencia del Notariado al Ministerio de Justicia, otros 35 millones.

En consecuencia, esos 30 millones de euros perdidos por el phajpakerio e ineptitud de esos altos cargos responsables del manejo del sistema, constituye un monumento al evidente grado de improvisación y lenidad con el que se manejan esos asuntos de estado, distraídos en otros menjunjes distintos de sus obligaciones legales: tal parece que sólo importa llunkhearse al jefazo y de taquito, unos bussines como el Quivo-rax y nada más.  

Aunque sostengo que los graves problemas del sistema de justicia –falta de independencia y objetividad, retardación, corrupción, etc- no se solucionan sólo con euros, dólares o bolivianos, esos 30 millones podrían por lo menos en alguna medida, posibilitar alguna mejora en el servicio al ciudadano.   

Lo expresado por el diplomático que, afortunadamente, archivó sus fórmulas y atacó la yugular del sistema de justicia, muestra más allá de ese grave perjuicio, que la UE parece haber afortunadamente despertado de su letargo haciéndose -muy diplomáticamente- del otro viernes con los problemas de fondo de la justicia plurinacional. Su indagación acerca sí la reforma de la justicia realmente es una prioridad para el régimen o sí tiene voluntad política para reformar en profundidad el sistema, son demasiado evidentes.  

Todos sabemos que los discursos oficialistas en sentido de apuntalar una reforma, son pura demagogia y populacherio, ya que así como está el sistema –sometido, corrupto, sin carrera judicial o fiscal y compuesto en mayor parte por sus serviles- es evidente que el mayor beneficio obtiene de esa calamidad, es precisamente al régimen: prueba  de ello, es que le confeccionó su “derecho humano” a ser dictador. Ningún Juez digno, hubiera perpetrado tamaña canallada.

En ese sentido, más reveladoras aún fueron sus opiniones sobre la “elección” de magistrados, resaltando que los jueces no son elegidos por las grandes mayorías, sino mediante consignas políticas que no valoran las trayectorias de los candidatos: “no es lo mismo un juez elegido con un 60, 70% de los votos, que con un 10%”, sentenció. “Danos sinceridad para no llamar prudencia a la cobardía”, había escrito el Padre Luis ESPINAL S.J.

MÁS DEL AUTOR
LO MÁS VISTO