Violencia

Ni Una Menos de Tarija pide justicia y esclarecimiento por el feminicidio de Janeth Alegría Rojas

Ni Una Menos de Tarija pide justicia y esclarecimiento por el feminicidio de Janeth Alegría Rojas
Domingo, 2 diciembre 2018 - 11:55 AM - Gabriela Flores
WhatsApp Email

La policía Janeth Alegría Rojas, de 27 años de edad, desempeñaba funciones en la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (Felcn) de la Unidad Móvil de Patrullaje Rural (Umopar), perdió la vida por un disparo en el rostro en el mes de septiembre, en pasados días se cambió su caso a feminicidio.

El colectivo Ni Una Menos de Tarija informa que lo que se dio a conocer en primeras instancias a través de los medios de comunicación no correspondía a la verdad de los hechos y parte de una historia elaborada por el teniente Vladimir Lino Herrera Medina, quien ahora se encuentra bajo detención preventiva en la cárcel de Morros Blancos.

El caso había sido calificado como  muerte en el cumplimiento del deber durante un operativo antinarcóticos el 21 de septiembre a 38 kilómetros de Villa Montes, en la comunidad de Senda Palo Mercado, pero tras investigación el caso cambió de tipificación a feminicidio.

La audiencia de medidas cautelares que justamente se realizó el mismo día que la del caso Ivana Arroyo, determinó la existencia de pruebas probatorias de que Herrera estaría involucrado en la muerte de Janeth Alegría Rojas.

“El Palacio de Justicia de Tarija se vistió de luto, en medio de un mar de mujeres que transitábamos por los pasillos, angustiadas tratando de amarrar nuestro dolor e indignación con el valor de otras mujeres diversas pero hermanadas por un mismo objetivo ¡Basta de Violencia contra las Mujeres! ¡Justicia para las víctimas! ¡Protección y Restitución para sus familias!”, expresa el comunicado y pronunciamiento público de Ni Una Menos.

Cerca de las 8 de la noche del pasado jueves terminó la audiencia de apelación, negándole al imputado la suspensión de medidas cautelares, como resultado de un conjunto de elementos contradictorios, que dejan ver con claridad el poder que caracteriza las relaciones dentro de la institución policial, y que, siendo el único testigo del hecho un cabo subordinado del teniente imputado, existen serios indicios de obstaculización por su rango.

A pesar de tener muy poca información, el colectivo Ni Una Menos no pierde la fuerza y señala que realizarán un seguimiento constante para que se haga justicia por Janeth y por su familia.

“Este caso que se maneja de manera muy reservada, no debe dejarnos calladas e indiferentes. Como ciudadanía debemos ser vigilantes y cumplir con nuestro rol de control social, para que la verdad sea develada, para que la justicia actúe, para que la impunidad deje de ser la regla”, expresa.

Embarazada, de tres meses

Una vez en la morgue se le practicó la autopsia de ley, a cargo del forense Erwin Lino, bajo la supervisión del fiscal José Parra, se determinó que murió de un traumatismo craneoencefálico por disparo de arma de fuego en la cabeza.

Tanto el forense como el fiscal se llevaron la sorpresa de que la mujer estaba embarazada, de tres meses. Como medidas precautorias, el fiscal ordenó la custodia del feto y se sacaron muestras para laboratorio.

Del mismo modo, la Fiscalía puso en custodia el proyectil de un calibre menor que fue extraído de la cabeza de la víctima para un posterior análisis balístico.

LO MÁS VISTO