Libertadores

Postergan una hora el Superclásico por agresión a los jugadores de Boca Juniors

Postergan una hora el Superclásico por agresión a los jugadores de Boca Juniors
Sábado, 24 noviembre 2018 - 16:12 PM - Agencias
WhatsApp Email

El partido de vuelta de la final de la Copa Libertadores entre River Plate y Boca Juniors que debía disputarse este sábado a las 5:00 p.m. de Argentina,  se postergó una hora por la agresión que sufrieron los jugadores del xeneize cuando arribaron al estadio.

“Debido a los hechos sucedidos con el bus del Club Boca Juniors, el partido ha sido postergado hasta las 18:00 horas”, publicó la Conmebol en su cuenta de Twitter.

El autobús del equipo visitante fue atacado por hinchas de River Plate que lanzaron proyectiles y rompieron los vidrios.

La policía lanzó entonces gases lacrimógenos que afectaron a los jugadores, según revelaron los directivos del equipo visitante.

Desde Boca Juniors alegaron que los jugadores estás lastimados y que no se puede garantizar su seguridad.

Directivos de River Plate, Boca Juniors y la Conmebol debaten en el estadio Monumental para determinar si se juega el partido de vuelta de la final de la Copa Libertadores, como lo ha pedido el xeneize luego del ataque con piedras al autobús que llevaba a los jugadores al estadio.

El presidente del Boca Juniors, Daniel Angelici, habría manifestado que no hay condiciones para jugar el encuentro decisivo por el título de la Copa Libertadores.

El presidente de River Plate, Rodolfo D’Onofrio, busca persuadir a su colega de que acepte jugar el encuentro este mismo sábado pero con algún retraso hasta garantizar la seguridad de los jugadores dentro del estadio, que está colmado por unos 60.000 espectadores.

Antes de ingresar en el estadio Monumental, donde se jugará el partido de vuelta, el autobús de Boca Juniors fue impactado en sus vidrios con piedras y botellas de lata arrojadas por fanáticos de River Plate.

Los jugadores del club visitante se quejaron de haber sido expuestos a gas pimienta que, al parecer, fue arrojado por la policía para dispersar a los agresores.

“Fue muy confuso, evidentemente las fuerzas de seguridad fueron desbordadas, había mucha gente. Para protegernos tiraron gases lacrimógenos y los gases ingresaron a los micros (autobuses)”, explicó luego el directivo César Martuci. EFE

LO MÁS VISTO