ADRIAN DAVID NAVARRO TAMAYO 2019, UN AÑO CON AROMA POLÍTICO
Sábado, 13 octubre 2018 - 07:39 AM - La Voz de Tarija
WhatsApp Email

En Bolivia, en estos últimos años, se ha ido viviendo una coyuntura política muy emocionante desde mi punto de vista, en la cual los diferentes actores políticos del país han ido compitiendo entre sí para ver quien llega mejor parado a las elecciones generales del 2019. Obviamente el partido actualmente está en el gobierno, a la cabeza de Evo Morales, ha ido aumentando con el paso del tiempo su agresividad política y electoral pensando en las futuras elecciones, lo mismo pasa con los partidos políticos de oposición que buscan cada vez más acomodar de mejor forma a sus posibles candidatos dentro de dicho escenario político y por lado están las plataformas ciudadanas que ponen el condimento especial a todo este escenario político pre electoral del país.

El partido político del MAS siempre manifestó su deseo de quedarse en el poder mínimamente hasta el año 2025 para así dar cumplimiento a su agenda 20-25. Sin embargo, después de la derrota electoral del 21 de febrero del 2016 el camino a este objetivo se ha tornado cuesta arriba para Evo Morales. Después de dicha derrota el partido gobierno tuvo que enfrentar varios reveses políticos que van de la mano con el desgaste interno, evidente, dentro de sus filas políticas.

En relación con el párrafo anterior es necesario llamar a escena la sentida derrota boliviana en la Corte Internacional de Justicia, ya que este hecho agitó aún más las aguas políticas en el país en la cual muchos afirman que dicha derrota será la cruz que tendrá que cargar Evo Morales a partir de ahora, tal cual como lo afirma el analista Gonzalo Mendieta: “Es algo que sella su figura. Habrá mucho que hablar sobre Evo Morales en la historia y esto es algo de lo que no podrá escapar”. Es evidente que el alejamiento de García Linera fue un golpe duro para el partido de gobierno, lo cual puso en evidencia que no existe nuevos liderazgos dentro de sus filas del MAS que puedan generar un relevo escalonado a los actuales líderes.

Por otro lado tenemos a los partidos de oposición que han actuado de una manera un poco más conservadora al momento de encarar las próximas elecciones generales, tratando de acertar pequeños golpes al gobierno y buscando siempre aprovechar hasta el más mínimo descuido del gobierno para sacar una cierta ventaja en esta competencia política. Sin embargo, dentro de este grupo oposición existen varios líderes, y no precisamente nuevos, que buscan llegar a los más altos peldaños de poder en el país, lo cual ocasiona que exista una división en la oposición la cual es muy bien utilizada por el partido político del MAS.

Pero tras el anuncio, que ya se veía venir, de la candidatura de Carlos Mesa a la presidencia el panorama político se modificó rotundamente en este mes de octubre, ya que muchos apuntan a que el señor Mesa es el único candidato de oposición capaz de vencerle en las urnas a Evo Morales. Pero siendo sinceros Carlos Mesa, inevitablemente, es un político de la vieja escuela que busca redimir glorias pasadas o limpiar su imagen de los libros de historia boliviana, ya que aun en su mente deambulan los fantasmas de ese fatídico octubre negro del 2003 y de su pasado como presidente. Tengo mis dudas sobre si es un candidato que representa completamente al FRI o más específicamente si representa a la ideología de izquierda; pero bueno, no deja de ser un personaje interesante de analizar en donde las opiniones pueden ser muy variadas.

Pero en esta receta política no podían faltar las plataformas ciudadanas y activistas que cada vez van ganando más notoriedad e importancia dentro del escenario político y social del país. La mayoría de estas plataformas adoptaron como bandera de guerra el respeto al resultado del “21F” y todo lo que trae consigo dicha consigna; sin embargo, se han caracterizado por realizar críticas al gobierno y por brindar a la población debates interesantes con personajes del MAS buscando dar a conocer cuál es su “causa” por la que luchan .

Pero dicho discurso ya se ha vuelto un poco repetitivo y desgastante, es así que tomando el ejemplo de México, dichas plataformas podrían ser un buen espacio para que se generen nuevos proyectos de país que sean vanguardistas para así enfrentar al gobierno ya no con críticas sino con propuestas. Además dichas plataformas pueden servir como semillero de nuevos liderazgos jóvenes para el país y así buscar generar este tan ansiado relevo generacional dentro de la administración pública y política de Bolivia.

En conclusión, el escenario político en Bolivia está cada vez más emocionante y con un futuro incierto, estamos a vísperas de respirar un ambiente político – electoral muy mediático en donde todos los candidatos buscaran sacar “los trapitos al sol” de sus adversarios políticos. Podemos afirmar que el partido de gobierno se encuentra herido pero esa herida aun no es fatal, aún le quedan unos meses para buscar dar legitimidad a los ilegitimadle en relación a la candidatura de Evo Morales a la presidencia en donde se pondrá a prueba la creatividad pre electoral del MAS.

Si el objetivo es vencer al Evo Morales y al MAS en las urnas la oposición debe formar alianzas políticas en torno al candidato que tenga más oportunidad de ganarle (Carlos Mesa) y dejar de lado sus disputas internas para estas elecciones y mostrar una verdadera unidad al país. A mi forma de ver, lamentablemente, el escenario para Carlos Mesa si es que logra ganar la presidencia de Bolivia será casi similar al de su pasado gobierno, tendrá un país dividido y fuerte oposición en el legislativo con el nombre de Evo Morales aun fresco en las mentes bolivianas, será un candidato de transición que buscara limpiar la casa desde adentro para el próximo candidato presidencial del 2025.

por: Adrian David Navarro Tamayo

LO MÁS VISTO