PAÚL ANTONIO COCA SUÁREZ ARANA ESE 10 DE OCTUBRE…
Miércoles, 10 octubre 2018 - 07:14 AM - La Voz de Tarija
WhatsApp Email

Tras la larga dictadura banzerista (1971-1978), se convoca a Elecciones en 1978, presentándose Unidad Democrática Popular (UDP), compuesta por el Movimiento Nacionalista Revolucionario de Izquierda (MNRI), Partido Comunista de Bolivia (PCB), Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) y otras fuerzas de izquierda, con el binomio Hernán Siles Zuazo y Jaime Paz Zamora, las cuales son anuladas por el fraude electoral que escamoteó el triunfo de UDP; se llama a nuevos comicios para 1979.

Las Elecciones 1979 son ganadas por UDP, pero el golpe de Estado de “Todos Santos” (1° de noviembre) perpetrado por Alberto Natusch anula los comicios, y el pueblo organiza masivas protestas que lo obligan a renunciar. En los dieciséis días en que duró el gobierno de facto, hubo 300 muertos.

Las Elecciones de 1980 marcaron el preludio de lo que se venía, cuando un grupo de militares “recomendó” a la Corte Nacional Electoral el suspenderlas, lo que no se dio; Luis García Meza, Luis Arce Gómez y sus colaboradores prepararon una “lista negra” con más de cien personas que debían ser eliminadas ante del golpe que efectuarían a la Presidenta Lidia Gueiler, y empezaron: la noche del 21 de marzo, los paramilitares detuvieron, torturaron y asesinaron al sacerdote Luis Espinal.

En plena campaña electoral, el 2 de junio, un avión que alquiló UDP, y que partió de Laja (La Paz), se estrelló, muriendo Jorge Álvarez Plata, Jorge Sattori, Enrique Barragán, Douglas Veizaga y Gonzalo Ascarrunz, pero Paz Zamora salvó su vida milagrosamente, siendo evacuado a Estados Unidos por la gravedad de sus heridas. Siles Zuazo, a último minuto, no abordó el avión. Posteriormente se determinó que fue un atentado perpetrado por el dueño del avión: Arce Gómez.

UDP cerró campaña en La Paz el 27 de junio ante miles de personas congregadas en la Plaza San Francisco; luego, Siles Zuazo bajó hacia El Prado en una masiva caminata y, de un edificio en la Av. Mariscal Santa Cruz, lanzaron una granada seguida de ráfagas de disparos contra la multitud (dos muertos y 50 heridos fue el saldo).

Siles volvió a triunfar, pero, el 17 de julio, García Meza efectuó golpe de Estado y toma el poder. Su gobierno se caracterizó por violaciones a los Derechos Humanos, tráfico de drogas, saqueo de los recursos del Estado, entre otros aspectos. El día del golpe, paramilitares asaltaron la sede de la Central Obrera Boliviana, asesinando a Marcelo Quiroga Santa Cruz, Carlos Flores Bedregal y Gualberto Vega Yapura.

El 15 de enero de 1981, los miristas Ramiro Velasco Arce, José Luis Suárez Guzmán, José Gonzalo Reyes, Ricardo Navarro Mogro, Artemio Camargo Crespo, Arcil Menacho Loayza, Gonzalo Barrón Rondón y Jorge Baldivieso Menacho son asesinados en la calle Harrington de La Paz por paramilitares. Asimismo, se ejecutaron masacres sangrientas en centros mineros, además de acallar medios de comunicación con atentados explosivos en sus instalaciones. Arce Gómez dijo que quien se oponga a la dictadura tenía que “andar con el testamento bajo el brazo”.

La dictadura cedió ante el pueblo unificado que resistió con valentía, dando mártires por la democracia; una vez derrocado García Meza, el militar Guido Vildoso Calderón entregó el poder a quienes ganaron los comicios de 1980, es decir, a Siles Zuazo y Paz Zamora, iniciando la época democrática ininterrumpida que este mes celebra 36 años.

Desde su exilio en Perú, Siles Zuazo es traído a Bolivia en un avión de la Fuerza Aérea Boliviana; pasó revista a una escuadrilla de honores y besó la bandera boliviana, dirigiéndose a Plaza Murillo, entre el júbilo de sus seguidores que, pese a la lluvia y el granizo que cayó en La Paz, lo acompañaron por la Autopista La Paz-El Alto; junto a Paz Zamora, se detuvo en la histórica Plaza San Francisco, donde una multitud de personas lo esperaban. Horas más tarde, juraban a sus cargos. Era el 10 de octubre de 1982, día glorioso en la historia de Bolivia.

por: Paúl Antonio Coca Suárez Arana

LO MÁS VISTO