RAÚL PINO-ICHAZO TERRAZAS JOSÉ MARTÍ Y LA RAZA
Domingo, 7 octubre 2018 - 07:13 AM - La Voz de Tarija
WhatsApp Email

La denotación raza ha sido una palabra confusa y José Martí supo situarla en claro: “los hombres no tienen ningún derecho especial porque pertenezcan a una raza u otra: dígase hombre y ya se dicen todos sus derechos. El negro por negro no es inferior ni superior a ningún otro hombre”.

Martí nos indujo a través de la lectura de sus obras a una comprensión muy intelectiva de lo que bullía en su noble espíritu y fustigaba “ peca por redundante el blanco que dice  “mi raza”; peca por redundante el negro que dice “mi raza”.

Aquí Martí utiliza la palabra redundante con precisión semántica pues “mi raza” es emplear palabras innecesarias para connotar un idea que ya es deducible por contexto, pues todo lo que divide  a los hombres y mujeres como la expresión “ mi raza” es excluyente porque todo lo que los específica, aparta o acorrala es una ignominia contra la humanidad.

Martí cavilaba “a que blanco sensato se le ocurre envanecerse de ser blanco y que piensan los negros del blanco que se envanece de serlo y peor, que tiene derechos especiales?. Por ello constituye una verdad incontrastable que la insistencia en las divisiones de raza, en las diferencias de raza, de un pueblo naturalmente dividido, es impedir y dificultar a sabiendas  la ventura y la felicidad pública y la individual que se erigen en el acercamiento mayor de los factores que han de vivir en común.

¿Qué es el racismo entonces?, si se cree y afirma que en el hombre no hay culpa aborigen ni virus que lo impida o inhabilite para desarrollar todo  su espíritu de hombre, se dice  la verdad; se dirá y se demostrará porque la injusticia en este mundo es considerable y la ignorancia que pasa por la sabiduría; y aún  así hay quién crea al negro  incapaz de la inteligencia y corazón del blanco: y  si a esa defensa de la naturaleza se la llama racismo.

No hay atisbo de duda sobre la intencionalidad diáfana de los conceptos elevados de este poeta-literato, que era la concepción de la Patria Grande Latinoamericana, empero, su aguda visión  de los problemas sociológicos identificó que en Latinoamérica debería eximirse la desagregación  de razas enarbolando su inexistencia para que radique y sea un inherencia en el espíritu de los hombres libres.

Todas las concepciones de igualdad proceden de la esencia del Creador, sin prevalencias de razas ni prejuicios pues ello genera paz. En nuestro país con su excepcional y rica diversidad la Constitución nos iguala pero es un deber moral corporizar la letra con actitudes.

La inclusión fue para ese noble fin una acertada medida debido a que la igualdad respecto al otro estaba adormilada y todavía influenciada por elites cuya vida se sustenta en la preservación de las clases, discriminaciones y prejuicios.

por: Raúl Pino-Ichazo Terrazas

LO MÁS VISTO