Demanda marítima

Brotons: Los jueces de la CIJ estuvieron con síndrome de Santo Tomás

Brotons: Los jueces de la CIJ estuvieron con síndrome de Santo Tomás
Lunes, 1 octubre 2018 - 17:01 PM - Agencias
WhatsApp Email

“Me duele pero no me desanima. Bolivia hizo un magnífico trabajo pero la decisión era de los jueces. En cierto modo la mayoría ha estado presa del síndrome de Santo Tomás porque no creía en lo que veía (escrito)”, dijo este lunes el abogado español de la causa marítima, Antonio Remiro Brotons, tras conocer el fallo de la Corte Internacional de Justicia de La Haya.

Brotons -uno de los estrategas jurídicos de la demanda marítima – dijo que la decisión adoptada por la mayoría de los jueces es criticable porque cometieron serios errores de apreciación y otros se argumentaron en términos de la fe y del dogma, en lugar del discurso jurídico.

Relató que un magistrado dijo que no veía en este documento una intención de negociar y se preguntaba ¿por qué? y se repetía así mismo porque “no veo intención de negociar”. Considera que la Corte debería haber razonado un poco más sobre el sentido de justicia y el sentido progresista en la formación de las obligaciones dentro el derecho internacional.

Señaló que la mayoría de los jueces asumió la posición de “positivismo extremo” (que todas las normas sea válidas y escritas),  negando al derecho internacional la ambición de ser un factor dinámico para el arreglo y solución pacífica de las controversias, como una tarea útil, dándole cierta sutileza en el manejo de las técnicas de formación de obligaciones internacionales.

Considera que como abogados de la causa marítima hicieron un buen trabajo, aunque se declaró decepcionado con el resultado, como la mayoría del pueblo boliviano que creía que la Corte iba a aportar su grano de arena en la solución de este problema.

Observa que los argumentos de la Corte en sentido de que las “declaraciones rimeras” de los representantes del gobierno chileno no significan obligación de negociar, tampoco aseguran que el tema del enclaustramiento marítimo está cerrado, porque la misma Corte anima a las partes a continuar el diálogo sobre el tema de la mediterraneidad de Bolivia.

Admitió que a partir del fallo Bolivia no puede decir a Chile “siéntese a negociar”, sino “siéntese porque le conviene negociar” por razones diplomáticas, por buena vecindad y por el proceso de integración.

Manifestó que la sentencia dice que Chile no tiene obligación jurídica. A partir de ahí,  Bolivia volverá a la iniciativa diplomática, a las propuestas económicas y, políticas para llegar a una negociación que sea satisfactoria para los pueblos. Exhortó a los bolivianos a no perderse en la frustración, porque cuando pase la euforia inmediata verán que a Chile le conviene negociar con Bolivia./Erbol

LO MÁS VISTO