RAÚL PINO-ICHAZO TERRAZAS VISITA MUY ESPERADA DE FRAU ANGELA MERKEL
miércoles, 12 septiembre 2018 - 07:58 AM - La Voz de Tarija
WhatsApp Email

El presidente Morales ha oficializado una invitación a la canciller alemana señora Ángela Merkel, actualmente la mejor y más poderosa estadista del mundo occidental. Este personaje político, últimamente ha afrontado casi insolubles problemas  como el tratamiento de los refugiados, la salida de Inglaterra de la Unión Europea, las repetidas irrupciones  de partidos nacionalistas y de extrema derecha, con posibilidades a gobernar próximamente, como en Holanda, Austria y sobre todo Francia, donde se vive un populismo de derecha e izquierda; una extrema derecha que no desea una Europa de los bancos  y contra los déficits de los países; la megalomanía de Donald Trump, problemas de alta como otros de baja intensidad; se constituye indubitablemente en la base fundamental para la preservación monolítica  de la Unión Europea; logro que exigió decenas de años de deliberación y sacrificio.

La figura, personalidad y sapiencia política de  la canciller alemana, ha despertado la unión de los miembros de la Unión Europea y acuñar la frase “más Unión Europea”, quizás acicateados por la ecléctica y complicada personalidad del nuevo mandatario norteamericano, y se erige como la única que puede evitar la desestructuración de la Unión Europea.

Precisamente porque Alemania demuestra ser con sus actos políticos  un país solidario y muy apto para convivir propositiva y positivamente en una comunidad de países, ha confirmado esa genuina virtud política en las inflexiones y variables de la economía  y la disciplina presupuestaria de algunos países de la Unión Europea que no es uniforme, más bien laxa, que  Alemania con sus ayudas financieras, bajo la aprobación y supervisión de la Unión Europea está logrando estabilizar.

Todo lo precitado y más, es razón suficiente para que Bolivia comprenda que la asociación con Alemania siempre será positiva, pero  aquélla debería ser intensa, quizá exclusiva y no intermitente; precisamente en esta época en la cual Bolivia realiza mega inversiones que necesariamente deben ser implementadas y puestas en funcionamiento sin problemas y con la garantía de “Made in Germany”, que no es sólo un título sin una realidad incontrovertible de la altísima eficiencia y garantía de todos los productos y tecnología  alemanas.

En países como el nuestro que comienza a estructurar con decisión la industrialización, las inversiones deben ser extremadamente cuidadosas  y meditadas al momento de elegir el socio que provee los equipos, los instala  y los hace producir. Alemania nunca vende sus productos por el hecho económico sino cuida excelsamente la calidad y el rendimiento precisamente porque debe mantener la confianza  y admiración que suscitan todos sus productos en el mundo, siendo ese un valor intrínseco que otros países industrializados y que venden  productos y tecnología, no lo tienen.

Sería muy deseable que la canciller esté acompañada en su visita por un grupo inversor completo para todas las áreas como acostumbra ese país en sus visitas al África; y esta complementación debe solicitarla el Estado Plurinacional.

Bolivia, con una economía ejemplar y ordenada en relación a países limítrofes y extra limítrofes se sitúa en país elegible para mega inversiones; por ello es halagüeño que se haya elegido a una compañía alemana para la implementación industrial del litio y la construcción del ferrocarril bioceánico. Para ello se deben consolidar las garantías de inversión con leyes promulgadas, correctamente concebidas e inderogables que generan la  seguridad jurídica en el inversor.

Alemania es la economía más consolidada de Europa y gestiona políticamente en la Unión Europea como un miembro más por sus altos valores democráticos, pues este notable país entiende con convicción que la Unión Europea es  la realidad política, geográfica económica y social más destacada del siglo XX y del actual.

La señora Merkel es un reflejo de la nación germánica que, sin exageración alguna, se compara a un hombre vigoroso de mente y cuerpo que, después de haber templado y completado  su complexión en la vida libre de los bosques y en los campos, se entrega sin límites a desarrollar bajo la forma de actividad intelectual y de laboriosidad científica la capacidad, inventiva y fortaleza de su propio temperamento, y, es así, que prorrumpen enjundiosas y múltiples manifestaciones intelectuales en todos los campos de la actividad humana y parece  que a primera vista se resienta a toda norma y regla pero a quienes siguen puntualmente esa evolución, lo consideran como el desenvolvimiento progresivo de un inagotable caudal de potencias mentales que son preponderantes en el pueblo germánico.

La cuestión económica, la política ni la idea de integrar en una nación única los varios Estados de Alemania, sirvieron para despertar y estimular el genio germánico sino el amor por la propia libertad del pensamiento y de conciencia; por ello los germánicos fueron los iniciadores  de las reformas que comenzaron por  ser una revolución religiosa y moral y más tarde produjo consecuencias políticas al reivindicar su libertad externa, es decir, fueron solícitos primero de la cuestión religiosa y moral y luego empezaron a preocuparse de las cuestiones políticas y económicas y por la solidaridad y unión en Europa.

Hoy en Alemania, con las vicisitudes que  ha vivido en el siglo XX, que son de dominio general, y pese a posibles diferencias y contradicciones, este indómito pueblo siempre se reencuentra con sus raíces del pensamiento y lo impulsa a ser el psicólogo de la sociedad humana, como hoy, cuando emerge su liderazgo en la Unión Europea, con una extraordinaria mujer como Ángela Merkel que ante una dificultad política, económica o social de cualquier dimensión nunca pone pies en polvorosa.

por: Raúl Pino-Ichazo Terrazas

LO MÁS VISTO