Mundial 2018

Un gol de Umtiti mete a Francia en la final del Mundial 12 años después (1-0)

Un gol de Umtiti mete a Francia en la final del Mundial 12 años después (1-0)
Martes, 10 julio 2018 - 16:21 PM - Agencias
WhatsApp Email

Samuel Umtiti ha enviado de cabeza a Francia a la final del Mundial después de lograr el gol de la victoria ante una selección de Bélgica mucho más atrevida, más divertida, menos encorsetada, que merecía mucho más. De nuevo un central – ante Uruguay fue Varane- , de nuevo una jugada a balón parado, un córner servido de forma magistral por Griezmann, de nuevo Francia defendiendo como si Didier Deschamps aún jugase. Una semifinal entretenida, con Mbappé dibujando la sonrisa de los espectadores en pequeñas dosis, con Hazard deslumbrando, De Bruyne haciendo que cada instante pienses que alguna diablura sucederá.

Ganó Francia por oficio, envió a casa a una generación de futbolistas belga que seguirá dando que hablar porque es brillante, Doce años después de la final perdida ante Italia, regresan ‘les bleus’ a la final de un Mundial con un equipo básicamente equilibrado.

Roberto Martínez apostó por un 4-3-3. Dembélé salía como carrilero por la izquierda y Chadli en el lugar del sancionado de Meunier y le daba una vuelta a su pizarra escorando a Hazard por la izquierda, siguiendo el ejemplo de Conte en algunos partidos en el Chelsea, y abriendo a De Bruyne por la derecha aunque con tendencia a perder esa banda y asociarse con Hazard por la izquierda destrozando así a Pavard. La banda derecha de Francia sufría de forma angustiosa porque Mbappé no tiene ese espíritu de sacrificio y solidaridad que requería el partido. Es genial ofensivamente hablando pero le cuesta trabajar para el equipo.

Fellaini impedía a Pogba moverse y eso posibilitaba desde el primer momento un dominio de las ocasiones de gol. Hazard cruzaba desde la izquierda un disparo peligrosísimo en el minuto 5 y volvía sólo cuatro después con una combinación de locos con De Bruyne que salvaba Varane.

En el 21, Hugo Lloris se lucía con un paradón espectacular a un disparo con la zurda de Alderweireld. Hazard se divertía con De Bruyne por la izquierda, se gustaba, dominaba el escenario, dominando la escena.

Sólo en la recta final de esta primera mitad, la ayuda de Griezmann a Pogba, ponía una marcha más a la selección bleu y llegaba la mejor ocasión para los franceses con una jugada de Mbappé que cedía a Pavard y Courtois paraba con el pie de forma prodigiosa.

La segunda parte iniciaba con el primer balón peligroso tocado por Lukaku como delantero centro a pase de Witsel, que Varene arruinaba de nuevo. Pero aunque dominaba la selección belga, en el minuto 51 un córner servido por Griezmann al área pequeña encontraba la cabeza del azulgrana Umtiti que superaba a Fellaini con Courtois un tanto lento.

Se desmoronaba por momentos Bélgica a medida que se crecía Mbappé, de tacón, con un sentido del espectáculo, de la genialidad que es lo que le hace diferente. Mbappé te arranca la sonrisa, te la dibuja y te la fija.

Martínez movía el banquillo: Mertens por un perdido Dembélé, retrasando la posición de De Bruyne y el cambio rápidamente surgía efecto, primero con una manos de Lloris a un disparo de Mertens y poco después con un remate de Fellaini. Francia se defendía, Bélgica atacaba.

Martínez arriesgaba aún más dando entrada a Carrasco faltando diez minutos para el final del partido. Witsel hacia lucirse a Lloris con un disparo desde fuera del área durísimo. Francia se mostraba como una selección sobria en defensa, bien estructurada, no arriesgaba porque no lo necesitaba, una selección gala que tomaba el espíritu de su entrenador para italianizar el partido, Giroud dejaba el terreno de juego después de hacer un partido excelente, de un desgaste y de una solidaridad de equipo única. Cero goles lleva el delantero francés pero en su caso no es lo más importante porque trabaja para el bien común francés.

Hazard lo intentaba todo pero en el partido más importante, en el que más necesitaba el gol la selección que más goles había marcador en este Mundial (12), no encontraba la conexión con su delantero Lukaku. Ganaba Francia, con una jugada de pizarra, de táctica pura. Mundodeportivo

LO MÁS VISTO