Fronteras

Una mujer de Tartagal denuncia horas de terror detenida y expulsada por la policía en Yacuiba

Una mujer de Tartagal denuncia horas de terror detenida y expulsada por la policía en Yacuiba
Plaza de Yacuiba
Domingo, 1 abril 2018 - 13:03 PM - La Voz de Tarija
WhatsApp Email

Una joven tartagalense que cruzó, como cientos de argentinos lo hacen a diario, el puente internacional Salvador Mazza-Pocitos sufrió un infierno en Yacuiba. Solo por llevar su celular a repararar, terminó expulsada por la policía de Bolivia después de haber permanecido privada de su libertad y asediada por más de 8 horas.

La experiencia de Noelia Martínez, una jóven de 30 años residente en Tartagal, madre de un niño de corta edad y pareja de un efectivo de la Policía de la Provincia, deja a las claras que los derechos constitucionales para los ciudadanos argentinos tienen cada vez menos valor en el vecino país.

El de Martínez no es el único caso, ya que en forma permanente se conocen actitudes violentas y poco amigables de las fuerzas de seguridad bolivianas.

Esta vez también intervinieron en el hecho, que bien podría calificarse como privación ilegítima de la libertad, funcionarios de migraciones del vecino país. La joven decidió hacer pública su experiencia y anticipó que irá hasta las últimas consecuencias, demandando a todos los responsables.

Presa por ¿ingreso ilegal?

Noelia Martínez recordó lo que le sucedió en noviembre pasado, pero que decidió hacer público en estos días luego de que salieron a la luz otros casos de apremios.

“El 23 de noviembre de 2017 fui a Yacuiba para hacer arreglar el celular, con un amigo que venía de Córdoba y que quería conocer Bolivia. Estando en Yacuiba el técnico me dijo que demoraría más o menos una hora, así que nos sentamos en la plaza, frente del local comercial. Estábamos tomando un jugo cuando aparecieron dos hombres de civil con chalecos que en la espalda decía Interpol. Se acercaron y me pidieron mi documento. La respuesta de ellos después de quedarse con mi documento fue que quedaba detenida. Me ordenaron que camine hasta un microbús desde el que bajaron tres mujeres. Les pregunté que sucedía, pero respondieron que tenía que acompañarlos. Me corrió un frío por la espalda cuando me dijeron: “Subí que te vamos a llevar a hacer un minitour”, contó.

El amigo de Noelia, a pesar del miedo que a ambos los invadía les pidió a los policías que le permitieran subir al móvil con la joven; según recuerda Noelia, comenzaron a dar vueltas por Yacuiba, seguidos por otro vehículo policial.

“Una de las mujeres me dijo que era de migraciones, que estaban esperando información de Argentina, que yo había ingresado a Bolivia por un paso ilegal. Yo les expliqué que entré como tantas veces, por el puente internacional, que el empleado del box 1 me había registrado cuando salía de mi país, pero no me creyó. Nos dirigimos hacia la zona de los cerros de Yacuiba y en el trayecto subieron a otro chico que estaba haciendo malabarismos en una esquina y levantaron a un indigente indocumentado argentino, y a todos nos llevaron a la dependencia policial. Me hicieron sentar en una oficina y allí me dejaron”.

Después de un par de horas Noelia recordó que “entró una mujer que dijo ser abogada de Migraciones, de apellido Crespo Canelo, y me increpó a los gritos diciéndome que yo había ingresado a Bolivia en forma ilegal, porque según ella en el puente internacional no figuraba mi salida hacia Bolivia. Me dijo que Interpol estaba buscando mis antecedentes penales en Sucre, La Paz y Tarija, lugares donde nunca había ido pero esta mujer no entendía que estaba equivocada; seguía tratándome de mentirosa y que me iban a detener de 7 a 14 años. Me dijo que no tenía derecho a un abogado, por lo que mi pánico iba creciendo con cada minuto que pasaba. No me dejaban hacer una llamada a mi familia y conforme se hacía de noche yo me angustiaba mucho más”.

Un final sin disculpas

Pasadas unas 8 horas, la misma mujer que dijo ser abogada de migraciones se acercó a Noelia.

“me reiteró que yo había pasado por un paso clandestino a Bolivia pero que no tenía antecedentes penales en esas ciudades, por lo que tenía que acompañarla a la oficina de Migraciones. En esa oficina me hicieron firmar unos papeles donde decía que me expulsaban de Bolivia por haber pasado por un paso ilegal y que no podía seguir viviendo en ese país, algo totalmente ilógico y falso porque vivo en Tartagal. Me trajeron en el móvil hasta Migraciones de Argentina en el puente internacional. Le pedí al encargado de Migraciones de Argentina que se fijara si estaba registrada, pero la mujer boliviana respondió: “Yo no puedo quedarme”, y se fue, lógicamente para no estar presente cuando el encargado constatara que mi salida hacia Bolivia había quedado registra da”.

Demandas al vecino país

Noelia llegó aterrada a su casa en Tartagal a las 2 de la mañana del día siguiente y lo único que quería era encontrarse con su hijo y toda su familia. Pero apenas se recuperó del momento de terror que pasó, inició las demandas por los evidentes delitos cometidos contra ella.

“En Migraciones de Argentina me dijeron que tenía que hacer una revocatoria de todo ese procedimiento que me hicieron en Yacuiba. También fui a la Gendarmería Nacional para exponer mi caso y me indicaron que fuera al consulado boliviano en Argentina. Me dirigí a ese consulado y me encontré con esta abogada Crespo Canelo, quien no quiso reconocer que habían cometido un gravísimo error conmigo. Le dejé mi numero de teléfono pero hasta el momento nunca me llamó. Fui al Colegio de Abogados en Tartagal y me dijeron que lo que me hicieron es una barbaridad. Voy a hacer la denuncia en la Justicia Federal con el patrocinio de la Dra. Viviana Carrizo, quien ya me anticipó que serán por lo menos 7 juicios, pero tengo la total certeza de que los voy a ganar. No voy a parar hasta que los responsables paguen por lo que me hicieron pasar”, expresó Noelia con toda firmeza.

“Sentate y callate”, la maltrataron

Pasadas varias horas de su detención, la chica fue hasta el sanitario de la dependencia de Yacuiba para lavarse la cara y comenzó a llorar sin consuelo.

“Cuando salí del baño me di con dos hombres con el rostro cubierto con pasamontañas y con armas. Creí que ahí me mataban”, dijo Noelia, quien de solo recordar ese momento se le quiebra la voz. “Cuando volví del baño me acerqué a una mujer; yo lloraba y le decía: dígame por qué me tienen acá, yo no cometí ningún delito, no hice nada. La mujer solo me miró y me respondió: ‘Sentate y callate’. Cuando llegó la noche me encomendé a Dios y dije: que sea lo que Él quiera, aún así no pegué los ojos del terror”.

Nota elaborada por Cristina Carrazán para el diario El Tribuno de Salta
LO MÁS VISTO