Raúl Pino-Ichazo Terrazas TRIBUNAL NACIONAL DE ÉTICA PERIODÍSTICA
Viernes, 9 febrero 2018 - 07:00 AM - La Voz de Tarija
WhatsApp Email

La ética es un componente subjetivo que el ser humano, como las virtudes, construye internamente como resultado de su convicción a su intelección, práctica y esfuerzo por asimilarlas como actitud frente a sí  mismo y al prójimo. No es un término  fácil en su comprensión y alcance  pues es el estudio de los valores  y las relaciones que origina  con  las pautas y planes de acción de la sociedad.

Unida fuertemente a la sociología y la filosofía  que tratan de las costumbres, de las importantes fuerzas sociales de donde surge el ajuste defectuoso y la desorganización de los problemas sociales  que son la constante de las sociedades en evolución, de los movimientos  sociales que pugnan por la reforma  y de la aspiración teleológica  del progreso social; todos estos aspectos, amplísimos, por cierto,  pertenecen  al campo de la ética. También es pertinente desagregar que  el término ética sólo, sin calificativos  sociales,  se refiere  exclusivamente a la filosofía de lo bueno y lo malo.

Imagine el lector la enorme responsabilidad que asume un Tribunal Nacional de Ética Periodística con sus fallos de índole moral que, inequívocamente, son más contundentes que los judiciales ante  la sociedad  por la permanencia latente en la memoria.

Los habitantes son conscientes que la labor periodística es vital para la comunicación, empero,  en su correspondencia a su necesidad social, esta labor tiene sus límites, y cuando estas fronteras del derecho ajeno son transgredidas en perjuicio de otros actores, entonces, la población entera debe conocer que existe este Tribunal Nacional de Ética Periodística que se ocupa de canalizar, sin necesitar de un jurista, las quejas de cualquier ciudadano que se sienta perjudicado por presuntos excesos de los periodistas,  o de los medios de difusión, con cobertura en todo el país.

Los Tribunales Nacionales de Ética Periodística que se han sucedido en sus respectivos mandatos en más de una década, están plenamente al servicio de la población para las causas eventuales arriba citadas, mereciendo sus fallos, no en pocas ocasiones, la  complacencia de los denunciantes y hasta de los denunciados y, más aun, debe generar en todos  los ciudadanos la confianza plena que su denuncia será tratada con equidad, análisis periodístico y jurídico, además de la intervención de la sana critica que reside en sus integrantes

Por otro lado el ciudadano al abrigar confianza en el Tribunal Nacional de Ética Periodística, debe saber que  su denuncia puede aspirar a una  conciliación, meritoria incorporación al Código de Ética sustentada por el Tribunal Nacional de  Ética saliente. El actual Tribunal Nacional de Ética Periodística   ostenta experiencia en Conciliación y en todos  asuntos que decanten en las polifacéticas expresiones del periodismo. Además ostenta el valor intangible de ser una actividad honoraria, que asume una verdadera vocación pues  cuando esta está presente en los humanos, exacerba la moral.

Dr. Raúl Pino-Ichazo Terrazas, es abogado, posgrados en Arbitraje y Conciliación, Interculturalidad y Educación Superior, Docencia en Educación Superior, Filosofía y Ciencia Política(maestrante), doctor honoris causa ( IWA,Cambridge University USA), escritor.
LO MÁS VISTO