Talentos tarijeños

La Filarmónica de Tarija, cuna de músicos y promesas para la cultura boliviana

La Filarmónica de Tarija, cuna de músicos y promesas para la cultura boliviana
Miembros de la Filarmónica de Tarija durante un ensayo
Sábado, 3 febrero 2018 - 09:07 AM - Gabriela Flores
WhatsApp Email

La Filarmónica de Tarija, que en menos de un año se viene posicionando a nivel nacional, está acaparando las noticias porque sus jóvenes y talentosos músicos van a estrenar una obra que no se tocó en 200 años en el mundo, los 35 jóvenes que componen la filarmónica prometen dejar huella en la cultura no solo departamental sino nacional.

El profesor Luiz Do Amaral es el encargado de dirigir la filarmónica que se formó a inicios del 2017, pero se estrenó el 30 de abril del 2017, y consta de 35 músicos que tocan diferentes instrumentos.

“Para mí es mucho trabajo, es mucha dedicación y no es algo de ahora, es desde tiempo atrás, cuando en aquel momento estábamos a cargo de la orquesta sinfónica departamental que prácticamente ha dejado de funcionar, es bastante dedicación, tiempo, todo, pero en realidad es algo muy apasionante, gracias a Dios tenemos la dicha de dedicarnos a algo que amamos”, señala.

El 13 de abril de este año la Orquesta Filarmónica de Tarija está estrenando una sinfonía a nivel mundial que no se toca desde hace 200 años, es la sinfonía número 16 de Pedro Jiménez de Abril y Tirado compositor peruano – boliviano, que en aquella época radicaba en Sucre esta obra se va a estrenar en el marco del festival de Música Barroca Misiones de Chiquitos abriendo el festival en Tarija y siendo este su estreno a nivel mundial.

“Eso es un orgullo para Tarija, no todas las orquestas en el mundo estrenan obras que se descubren después de 200 años, se está recuperando esa música, es muy rico el repertorio musical boliviano y nosotros necesitamos darle vida a eso”.

 

PUBLICIDAD

 

Si bien la música siempre es difícil en especial cuando no se cuenta con apoyo del estado, la filarmónica promete dar un giro de 180 grados a la realidad departamental ya que se crea algo propio tarijeño.

“En nuestro medio es bastante difícil hacer esto en todo sentido, es prácticamente empezar de cero, porque no hay unas leyes que permitan esto, el apoyo departamental o nacional no existe en ningún sentido, gracias a Dios aquí en Tarija estamos haciendo una  orquesta filarmónica, entonces eso cambia todo, le da una vuelta de 180 grados a eso de estar mendigando a las autoridades y se convierte en algo que es propio de Tarija”, señala Do Amaral.

La Voz de Tarija entrevistó a tres de los muchos artistas que demostraban su talento, todos que con sacrificio acuden al club Árabe, que es la cede oficial de ensayos de la filarmónica, y ensayan largas horas, olvidándose de feriados incluso del carnaval.

Joaquín Castellanos toca la flauta travesera desde el año pasado, es un jovencito con mucho optimismo y motivación se dedica al 100 por ciento a la filarmónica.

“Es bastante bueno y muy motivador estar con todos y que cada instrumento se complemente en la obra. Anímense, porque es algo genial estar en una orquesta, ser parte de esto, porque te alegra la música”, dice Joaquín.

Idi Cassal toca el clarinete, con su rostro sonriente sale de la sala de ensayos para conceder la entrevista a La Voz de Tarija, ella lucha contra los comentarios de que tocar instrumentos es aburrido.

Es más divertido de lo que parece, la mayoría piensa que los instrumentos son aburridos todo ese tipo de cosas pero cuando ya entras te diviertes más de lo normal. Si tengo tarea voy a la filarmónica, si tengo que ir a ensayar el ballet para el colegio voy a la filarmónica, nunca me falto”, indica.

Y Mercedes Villena toca el violín desde los 9 años, lo dejó un tiempo pero al volver a retomar la práctica entró a la orquesta filarmónica pero en el año logró aprender mucho más de lo que pensaba.

Estar aquí en esta orquesta es muy lindo porque aparte que son tus compañeros, también son tus amigos, así que sales al recreo con ellos, disfrutas con ellos, así que dentro de lo que somos en la orquesta somos amigos y nos ayudamos por ejemplo yo tengo mi compañero de atril que es mucho mejor que yo y cuando yo no entiendo algo él me explica, así que somos una familia”, destaca Mercedes.

 

 

LO MÁS VISTO