Entrevista a Muriel Gillick, profesora de medicina

Cuáles son los molestos problemas del envejecimiento que muchos médicos ignoran

Cuáles son los molestos problemas del envejecimiento que muchos médicos ignoran
Sábado, 30 diciembre 2017 - 19:19 PM - Agencias
WhatsApp Email

Envejecer y enfermar con frecuencia significa que un médico no te va a preguntar sobre las inquietudes problemáticas con las que te enfrentas día a día: dificultad para caminar, mareos, vejiga con fugas, alteraciones del sueño, lapsos de memoria y otras cosas.

Significa que si estás hospitalizado, tienes muchas posibilidades de ser tratado por un médico que nunca has conocido y te someterás a pruebas y tratamientos cuestionables que podrían terminar comprometiendo tu salud.

También quiere decir que si posteriormente buscas rehabilitación en un centro de enfermería especializada, te encontrarás con otro equipo médico que no te conoce o no comprende tus circunstancias en el hogar. Por lo general, un médico te verá con mucha frecuencia.

En su nuevo libro Old & Sick in America: The Journey Through the Health Care System, Muriel Gillick, profesora de medicina en el Harvard Medical School y directora del Programme Aging en Harvard Pilgrim Health Care Institute, profundiza en estas preocupaciones y explica por qué están extendidas.

Su respuesta: un conjunto completo de fuerzas es responsable.

La formación médica no hace que la experiencia geriátrica sea una prioridad.

La atención en los hospitales orientados a los resultados está impulsada por la disponibilidad de tecnología sofisticada.

Las compañías farmacéuticas y los fabricantes de dispositivos médicos quieren que sus productos sean ampliamente adoptados y ofrecen incentivos para garantizar que esto suceda.

Medicare, el programa de salud del gobierno de EEUU para personas mayores, paga más por los procedimientos que por el asesoramiento intensivo que necesitan los adultos mayores y los cuidadores.

En una entrevista, Gillick dio algunas ideas sobre cómo los adultos mayores y sus cuidadores pueden navegar sobre este traicionero terreno.

Pregunta: ¿Qué peligros enfrentan los adultos mayores a medida que viajan a través del sistema de atención médica?

Respuesta: El viaje, generalmente, comienza en el consultorio del médico, así que comencemos allí. En general, los médicos tienden a enfocarse en diferentes sistemas orgánicos. El corazón, los pulmones, los riñones… No se enfocan tanto en las condiciones que atraviesan varios sistemas orgánicos en su conjunto, los llamados síndromes geriátricos. Cosas como caerse, confundirse o enfrentar la continencia.

Pregunta: ¿Qué puede hacer la gente sobre eso?

Respuesta: Las personas mayores, a menudo, no están dispuestas a llamar la atención de sus médicos sobre estos problemas. Pero si un miembro de la familia acompaña al paciente, deberían hablar claro.

En algunas prácticas, una enfermera practicante puede estar más en sintonía con estos problemas que el médico. Entonces, es una buena idea saber quién en la consulta médica es bueno y en qué.

Otro enfoque es solicitar una evaluación geriátrica o consulta que traiga estos temas a la vanguardia.

Pregunta: ¿Cómo funcionan las evaluaciones geriátricas?

Respuesta: Una evaluación geriátrica hace dos cosas principales. Mira a la persona de forma completa. Y se enfoca en el funcionamiento de esa persona, en lo que pueden hacer. ¿Pueden vestirse solos, caminar e ir al baño? ¿Pueden cocinar sus comidas? ¿Pueden tomar el autobús hasta el centro de la ciudad?

Una evaluación geriátrica ambulatoria suele ir de una hora y media a dos horas y se lleva a cabo por un equipo interdisciplinario. Un trabajador social o un profesional de salud mental le preguntará acerca de la situación familiar de la persona. ¿Están viviendo solos? ¿Tienen ayuda? Una enfermera practicante observará la función física. Y un médico revisará las preocupaciones médicas y examinará el desempeño cognitivo del individuo. Luego, el equipo junta todas estas piezas para ver qué está pasando con esa persona.

Cuando alguien comienza a ser frágil, teniendo constantes dificultades para hacer las cosas, una evaluación de este tipo suele ser una buena idea.

Pregunta: El siguiente paso del que habla en su libro es el hospital.

Respuesta: Uno de los grandes peligros en el hospital es la tecnología, que también es su gran virtud. La tecnología puede mejorar la calidad de vida y extenderla. Pero a veces crea complicaciones sin fin.

Un ejemplo son las pruebas de imagen como las tomografías computarizadas. Los médicos apenas piensan en esto como una prueba invasiva. Pero, a menudo, uno tiene que administrar un tinte para ver qué está pasando. Ese tinte puede causar insuficiencia renal , algo común en los adultos mayores.

A veces no hay una necesidad real de escaneos. Un ejemplo sería una persona mayor que se confunde de manera aguda en el hospital, lo que sucede mucho. La respuesta adecuada es observar qué es lo que está causando la confusión y quitarle el agente ofensor. A menudo, es un medicamento que inició en el hospital. O es una infección. Pero la reacción instintiva de rutina es realizar una tomografía computarizada para descartar la posibilidad de un accidente cerebrovascular o sangrado en el cerebro.

En su mayor parte, los doctores quieren hacer lo que sea necesario para diagnosticar un problema. Para los pacientes más jóvenes, esto puede tener sentido. Pero para los ancianos frágiles con afecciones médicas múltiples, puede producir una cascada de complicaciones.

LO MÁS VISTO