Cercado

San Jacinto, uno de los espacios de recreación preferidos por los tarijeños

San Jacinto, uno de los espacios de recreación preferidos por los tarijeños
Sábado, 9 diciembre 2017 - 10:04 AM - Javier Balderas
WhatsApp Email

La represa de San Jacinto fue construida en 1978 para la generación de energía hidroeléctrica y para regular el riego de 3.300 hectáreas de cultivos.  El lago artificial que alberga se ha convertido en uno de los sitios predilectos por los tarijeños para ir a desconectar, pasear o salir de la ciudad.

Es un lago de tamaño mediano, ideal para hacer una visita de un par de horas que cuenta con vistas panorámicas de impacto debido a la vegetación que presentada que se encuadra perfectamente con los colores que refleja el agua de esta zona.

Además,  está la represa que aunque es pequeña es interesante para conocer, especialmente en época de lluvia cuando el agua pasa a través de la caída de rebalse que cuenta, la zona está definida como un área de turismo gastronómico porque al margen de la represa se observan diversos restaurantes donde se puede disfrutar de pescados extraídos del mismo lago.

A lo largo de la represa también estaba proyectado un complejo turístico, pero este último solo quedo en proyecto, razón por la que los que trabajan en las actividades que se ofrecen a los turistas lo hacen de manera particular y muy artesanalmente.

Junto a la represa se encuentra una serie de casetas, que son uno de los servicios de los que puede disfrutar los visitantes esta zona,  donde se puede disfrutar de una variedad de pescados de la zona, junto a otros tipos de platillos como las chirriadas que son una especie de tortillas de maíz, humintas y cangrejitos para calmar el hambre.

“San Jacinto es una represa ubicada cerca de Tarija, tiene paisajes bonitos, aunque el día que fuimos estaba lloviendo y no pudimos disfrutar del paseo en plenitud, hay restaurantes y puestos de comida alrededor, donde se puede comer, es agradable para pasar un rato”, recuerda Cecilia  de la ciudad de La Paz que visitó al represa hace un par de meses atrás.

Lo más interesante de esta cocina es que en muchos de estaos lugares todavía utilizan los fogones a leña, y dentro de la costumbre tarijeña está el dicho que “no hay nada como la comida elaborada en una hoguera”, debido a que el fuego de leña proporciona aromas únicos.

“Aquí preparamos doraditos, carpa, sábalo, cangrejitos, misquinchos, pacú, sopa de maní, piante de pollo, lechón a la cruz, quiero que los turistas que vengan a servirse los pescados fresquitos y los otros platos”, anima a los turistas y visitantes doña Marcelina, que es cocinera de uno de los puestos de venta.

Los precios de estos platos no variaron desde hace varios años atrás incluso dejando a reducirse por la cantidad de competencia que hay en los restaurantes, en solo la parte más concurrida de la represa hay más de 30 locales de venta de comida por lo que los precios de los platos están entre los 25 a 35 bolivianos.

“Los doraditos, los cangrejos, el pejerrey y los misquinchos están a 25 bolivianos. El pez carpa y el sábalo están a 30 y el pacú a 35”, detalla Doña Marcelina al tiempo que asegura ya que están llegando turistas.  “Poco a poco están apareciendo, que venga a servirse los ricos pescaditos que les atendemos con amabilidad y no se cobran precios altos”.

“Hermoso el paisaje, es un valle precioso que Dios nos ha dado para disfrutar, yo me pedí cangrejos y doraditos y están deliciosos”, comenta Julián, quien junto con su familia degusta uno de los platos gastronómicos en una salida de fin de semana.

Luego de una deliciosa comida se puede disfrutar de la paz y aire fresco que ofrece el espejo de agua formado por la represa, incluso hay la posibilidad de  alquilar un bote para pasear mientras se disfruta de la quietud del agua y los paisajes de hermosas montañas en el fondo. Llegando a ser un cuadro perfecto de tranquilidad y belleza.

 

Sin embargo hay un par de  factores negativos en esta zona turística de Tarija que evita en muchos casos una mayor afluencia de visitantes o turistas, uno de ellos es la falta de baños y agua potable en todas las riveras de la represa, una necesidad que hasta la fecha nunca fue atendida por las autoridades.

 

 

“La falta de baños nos perjudica, por ejemplo, cuando viene gente o turistas se quedan por unas horas comiendo o viendo la vista y llega el momento en que, principalmente los niños, requieren de hacer uso del baño, y es hasta vergonzoso el tener que decir que no tenemos, es algo muy lamentable”, explica doña Carmen que es una de las cocineras más antiguas de la represa.

Ante estas necesidades sobre servicios higiénicos los vecinos de la zona aseguran que debe ser  responsabilidad de las autoridades departamentales que realicen algún tipo de proyecto que contemple la implementación de baños y agua potable, dado que es un gran costo para los gastrónomos el hecho de llevar agua desde la ciudad hasta San Jacinto cada día, pues tiene que acarrear de 20 a 30 litros por jornada y hasta 50 litros los fines de semana.

Por otra parte también se lamenta  está el poco espacio del paso vehicular que hay en esta zona, principalmente en los primeros 200 metros de donde ya hay los restaurantes porque ese paso tiene un diámetro inferior a los 50 metros perjudicando grandemente a los vehículos que transitan por la zona convirtiéndose en un cuello de botella  donde se debe realizar maniobras para poder avanzar por este trecho aun sin dejar espacio para el paso de peatones.

“No pueden hacer nada para mejorar este espacio, no hay policías tampoco en la zona para que puedan controlar, uno avanza y se encuentra con otro de frente y uno ya no sabe qué hacer”, detalla con molestia Rogelio, conductor de un taxi que lleva a pasear a una familia a San Jacinto.

Sin embargo, y pese a estos detalles que los pobladores y vendedores esperan sean superados lo más antes posible, la forma más fácil de llegar a la represa de San Jacinto en mediante los buses que salen desde el Palacio de Justicia en el centro de la ciudad de Tarija lo que a un costo económico realizan el viaje según horarios establecidos. Los mismos regresan a la ciudad y ofrecen un servicio constante durante el día.

Si estás en Tarija y tienes unas horas libres (llegar a la represa solo toma 15 minutos), es recomendable el poder realizar este paseo,  será una experiencia que no olvidarás.

LO MÁS VISTO