Talentos tarijeños

Fátima López, experimentada periodista y escritora tarijeña

Fátima López, experimentada periodista y escritora tarijeña
Sábado, 28 octubre 2017 - 12:05 PM - Gabriela Flores
WhatsApp Email

Fátima López es una periodista tarijeña que estudió comunicación social en la Universidad Católica Boliviana de La Paz, ha trabajado con radios mineras, televisión, pero sobre todo en prensa escrita nacional como Última Hora, El Diario, La Razón, semanario Pulso, Página 7, Agencia de Noticias Fides. Ahora es  una gran exponente tarijeña que ha demostrado que las mujeres pueden darse cabida tanto en la prensa como en la literatura. Prueba de ello es su último libro 60 Yapas para la Memoria, una recolección de crónicas sobre grandes personajes tarijeños.

Después de terminar el colegio se dio cuenta que el periodismo era su pasión, y por la falta de universidades que dictaran esta carrera terminó el año básico en la Universidad Autónoma Juan Misael Saracho y se viajó para la ciudad de La Paz.

Del Cine sus aventuras, hazañas, picardías y nostalgias del Cine Boliviano fue el primer libro que saco adelante Fátima junto a Marisol Murillo, donde recopila 28 entrevistas a cineastas bolivianos entre los cuales hay tres tarijeños Gustavo Castellanos, Diego Pino y Sergio Bastani. “El primero ha sido un verdadero parto de 4 años”, reconoce la escritora.

Este libro no se trata de la historia del Cine sino que versa sobre lo que no se dijo del cine boliviano, porque básicamente son anécdotas de los cineastas durante las filmaciones de las películas, es decir, además de ser un libro entretenido y fácil de leer, pues es un homenaje a las mujeres cineastas, porque en un principio el papel de la mujer se regía simplemente a la colaboración.

Pero al pasar el tiempo, las mujeres han sabido “tomar las riendas” en el mundo no solo del cine sino de la fotografía, guionistas, producción, hasta en puestos técnicos que siempre habían sido ocupados por hombres.

Libro de librería Imagine

Y el segundo libro de Fátima es un homenaje a Tarija justamente para festejar el Bicentenario de la Batalla de la Tablada, se llama 60 Yapas para la Memoria, y contiene crónicas periodísticas de los grandes personajes tarijeños y además se puede encontrar todas las fiestas tradicionales de Tarija pero escritas en forma de crónica lo que hace que formes parte de las mismas mientras las vas leyendo.

60 Yapas para la Memoria es un libro bien tarijeño, siempre cuando te acercas a comprar pan, bollitos o lo que sea, le decimos a la señora ‘denos la yapa’, aunque ahora se está perdiendo, al final todos me decían que la yapa nunca va a morir, entonces quiere decir que el libro tiene vigencia”.

Fátima y el periodismo

Los tiempos en los que Fátima estaba inmersa en el estudio fueron golpeados por los golpes militares, recuerda que a pesar de ser una universidad privada en la que ella estudiaba igual “los sacaron a palos” y tuvieron que asumir los rigores de la dictadura, esto implicó que se cerrara la universidad y ella retornara a Tarija.

Una vez pasado este largo proceso, Fátima decidió especializarse en una de las ramas complicadas del periodismo que es el económico, así que le toco pasar por momentos tensos ya que en ese entonces esa rama era solamente para varones, sin embargo, encontró varios colegas que le ayudaron a ingresar a un periódico donde se desenvolvió en el área económica.

“Era impensable en esos años que una mujer dirigiera un periódico, ahora hay bastantes mujeres que trabajan y han alcanzado cargos ejecutivos como es el caso de Isabel Mercado que es la directora de Página 7 y la subdirectora que es Mery Vaca que es una tarijeña”.

El apoyo de la familia, pilar fundamental

La periodista tarijeña se muestra muy agradecida con familia porque ellos en primer lugar han sido los impulsores de que ella estudiara periodismo haciendo todos los esfuerzos para que pueda asistir a la Universidad Católica de La Paz que en ese momento era “muy elitista”.

“Ellos siempre me han apoyado para que yo pudiera hacer las cosas que hice, incluso ahora con los libros, porque mis hermanas han sido las impulsoras las que  me han puesto la semilla, me han colaborado y me han impulsado hasta el último día que he ido a recoger los libros y los he visto por primera vez”.

Incluso recuerda que una de sus hermanas, que es profesora de literatura y a la vez abogada, Nuri López, ha sido su colaboradora en la corrección de sus libros, sobre todo en el estilo, ya que aunque seas tú quien escribe pues siempre es necesario un editor.

Anécdotas imborrables

Fátima cuenta sobre algunas de sus anécdotas que ha pasado en su trayectoria, una de ellas paso cuando trabajaba en el periódico Última Hora, conoció a un periodista que le decían el gordo Mendoza conocido por estar delante de las primicias en ese momento, y se hicieron muy amigos.

Un día él la llamó a su escritorio porque le quería mostrar algo, grande fue la sorpresa de Fátima cuando vio una fotografía del expresidente de Bolivia, Víctor Paz Estenssoro, con su pipa, y le declaró que en realidad él era un fanático de ese personaje porque consideraba que había sido uno de los grandes presidentes pero sobre todo porque era tarijeño.

“Por la cercanía yo me quedé impactada con lo que él me dijo, nunca pensé que él tuviera esa relación tan cercana con Víctor Paz, ya que el cubría Palacio en esos años cuando Víctor Paz era presidente y creo que él lo cubrió en los cuatro periodos de su presidencia”.

El periodismo desde la gente

Como mensaje ha dejado simplemente las palabras “el periodismo tiene la urgencia de informar desde la gente y no desde el poder”.

Para Fátima el periodismo va a encontrar la forma de “hacerle una gambeta al poder” y de esta manera dar “dura batalla” a todas las corrientes que están involucradas en el poder.

LO MÁS VISTO