VERÓNICA ORMACHEA G. COREA DEL NORTE JUEGA CON FUEGO
Miércoles, 25 octubre 2017 - 06:36 AM - La Voz de Tarija
WhatsApp Email

Kim Jong-un, no está en sus cabales. Un ataque a EEUU sería suicida y cualquier error de cálculo podría dar lugar a una guerra nuclear de dimensiones apocalípticas. No hay nada más arriesgado que provocar a Estados Unidos, más aún con un presidente tan impredecible como Trump.

Con el lanzamiento de los misiles, Corea del Norte ha puesto en jaque a la primera potencia y creado una amenaza y tensión permanentes a la comunidad mundial.

No se sabe a ciencia cierta si el objetivo de Kim es atacar a Corea del Sur y unificarla baja su bandera comunista o jugar con fuego disparando misiles a Estados Unidos, medida que sería su fin.

Trump, sin embargo, no permite que lo desafíen, más aún teniendo como aliado a Corea del Sur donde realizan de forma permanente, prácticas de defensa conjuntas. El presidente estadounidense ha afirmado que su país está listo para atacar y ha enviado sus bombarderos y cazas a rondar el país asiático.

Kim, Secretario General norcoreano de 33 años, ha tenido la osadía de lanzar misiles sobre el espacio aéreo de Japón. Éste país, de forma muy prudente, no les disparó para destruirlos y evitó el inicio de un conflicto bélico sin precedentes.

Washington, en aras de la seguridad, sólo se ha limitado a lanzar amenazas verbales, aunque según fuentes militares, buques de guerra que patrullan el mar del Japón están listos para disparar misiles a Pyongyang. Y el Pentágono, ha efectuado con éxito una prueba con su sistema antimisiles interceptando un proyectil en Alaska.

La guerra en Corea, sin duda, continua como resabio de la Guerra Fría. Recordemos que dicha la península (que era colonia japonesa) obtuvo su independencia después de la II Guerra.

Luego se dividió en norte apoyado por la URSS y el sur por EEUU.

En plena guerra Fría, ambas potencias reclamaban el territorio lo que los llevó a la Guerra de Corea que duró tres años y la dividió en 1953. Esta provocó tres millones de muertos y la separación de miles de familias nunca mas se volvieron a ver.

El único camino ante las permanentes amenazas de norcorea son, por ahora, la contención y la disuasión, hasta que Washington opte por la vía diplomática o la mediación. China podría actuar como mediador ya que tiene relaciones con ambos países. Trump, sin embargo, debe mostrar la voluntad política para sentarse a la mesa de negociación.

El Consejo de Seguridad de la ONU ha impuesto sanciones exigiendo a las naciones que dejen de comprar al país asiatico petróleo y textiles; finalice los contratos de empleados extranjeros; corte el contrabando; y que no le provean bienes, servicios y tecnología, entre otros.

La comunidad internacional no merece seguir tolerando las amenazas de Kin Jong-un, dinastía dictatorial heredada de su abuelo. Desde que el líder norcoreano asumió el poder el 2011, ha lanzado 80 misiles, en su obsesión ininteligible de mostrar su único poderío, que es el nuclear. Dicho país destina en armamento una cuarta parte del PIB en tanto su pueblo está inmerso en altos índices de pobreza.

Corea del Norte cuenta con bombas nucleares como la lanzada a Nagasaki y con un alcance que pueden llegar hasta Estados Unidos.

Ante los lanzamientos de norcorea lo más recomendable sería no mover las piezas del tablero de ajedrez.

por: Verónica Ormachea G.

LO MÁS VISTO