Medioambiente

El Club Bonsai Tarija busca promover este arte en la capital chapaca

El Club Bonsai Tarija busca promover este arte en la capital chapaca
Domingo, 22 octubre 2017 - 10:17 AM - Jessica Hoyos Flores
WhatsApp Email

Bonsái es una palabra de origen japonés que significa literalmente bon: bandeja y sai: cultivar. Se originó hace unos dos mil años, como objeto de culto para los monjes taoístas. Para ellos era símbolo de eternidad, el árbol representaba un puente entre lo divino y lo humano, el cielo y la tierra. Esta práctica se extendió en el mundo, también se realiza en Bolivia y en Tarija un grupo de 9 apasionados conformaron el Club Bonsai en la ciudad.

El objetivo de este club es generar una actividad sana, buscando reunirse en función de la naturaleza. “Es un hobby saludable, me siento relajado cuando trabajo en un bonsái, hay mucha gente interesada en ser miembro y esperamos poder seguir creciendo”, dice Abel Ávila Rojas, presidente del Club Bonsai Tarija.

Por su parte, el profesor Ricardo Gutiérrez, es secretario de Hacienda del club, señala que está interesado en inculcar este arte a los niños y jóvenes para que además de que ellos aprendan responsabilidad criando una mascota, por ejemplo, puedan brindar el mismo cariño, dedicación y cuidados a una planta.

“Esta práctica es una pasión, hace 25 años hemos criado un bonsái de molle, ahora es un árbol robustito y mis alumnos aún me llaman para preguntar cómo está”.

Uno de los primeros pasos que se deben tomar en cuenta, según explican desde el club, es conocer la planta con la que se va a trabajar, que sea porosa, leñosa, perenne y de buen tallo. Hay plantas tarijeñas nativas muy buenas para ser bonsái como sauces, quebrachos, lapachos, son plantas que viven muchos años. El proceso consiste en obtener la semilla o gajo y de ahí ya se hace el tratamiento a la raíz, tallo y finalmente al follaje.

Según indicó la paciencia es indispensable para obtener un buen resultado. “Necesitan mucha agua, buena luz, cambio de tierra, básicamente. Un bonsái recién hecho puede costar 100 bolivianos y un bonsái con buenos años puede superar los mil dólares”.

Nahim Boris Arandia Zárate, secretario General del club, invita a todos los interesados en esta actividad, a quienes les guste cultivar o simplemente quieran ganar conocimiento en el área a unirse.

“Nosotros no somos agrónomos, no es un requisito, somos abogados, deportistas y el profe. Somos gente que ama las plantas y que quiere que se amplíe la cultura del bonsái en Tarija”.

Añade que en Bolivia existen representantes que cultivan están plantas, incluso en Potosí cuyo clima es hostil para muchas plantas. Arandia asegura que de Tarija pueden surgir muy buenos productores de bonsái. .

“Para dedicarse al bonsái no hay edad, mi pequeño hijo Mateo sabe hacer bonsái, para cultivar esto se necesita tiempo, no es como comprar una planta de la feria, lleva un proceso de años trabajándolos”.

En su vivero tiene muchas variedades de plantas nativas de Tarija y de otros países que cuida sin químicos para evitar que las plantas se hagan dependientes ya que buscan que el proceso sea natural.

En su vivero de bonsáis tiene sauces, churquis, molles, toborochis, lapachos, quebrachos, ceibos. También se pueden encontrar árboles frutales manzana, naranja, limones, vid, incluso su duraznero ya muestra pequeños frutos. Está trabajando en sus olmos, nogales, olivos, rosales, ligustres, ficus, piracantos, cotonaster, palmeras, mantilla española, entre otras variedades.

Curso de Bonsai en Tarija

El taller se realizará los días 28 y 29 de octubre. Este evento será impartido por el presidente de la asociación de bonsái Santa Cruz, Ervin Panoso, el estudiante recibirá material que consiste en una planta, una maceta, abono, tijeras y todo lo necesario para realizar su primer bonsái. El curso está dedicado para todos, desde cero o para quienes tienen una pequeña base de alambrado, poda o trabajo de raíces.

Los interesados recibirán un texto ilustrativo una vez se cancelen los 200 bolivianos que cuesta la inscripción. Todos los interesados en tomar este curso pueden inscribirse en el gimnasio Pulseta ubicado en la calle Virginio Lema entre Junín y O’Connor solo estarán disponibles 20 plazas que al finalizar obtendrán un certificado emitido por la alcaldía de Cercado.

LO MÁS VISTO