Tarijeños en el mundo

Heberth Vallejos el médico tarijeño que se especializa en oncología clínica en Moscú

Heberth Vallejos el médico tarijeño que se especializa en oncología clínica en Moscú
septiembre 17, 2017 - Jessica Hoyos
WhatsApp Email

Heberth Daniel Vallejos, de 31 años es un chaqueño que vive en Moscú – Rusia. Nacido en la capital del Gran Chaco, Yacuiba significa para él la tierra donde ha vivido una de las mejores etapas de su vida.

Él lleva fuera de Bolivia 8 años, la vida le ha traído muchas sorpresas a este aventurero graduado del colegio nacional Presidente Germán Busch diurno. Su primera experiencia en el extranjero ha sido en el año 2005 cuando en el mes de septiembre emprendió un viaje con destino a Cuba gracias a una beca por buenas calificaciones para poder cumplir su sueño de ser médico.

En 2012 este destacado tarijeño se graduó con un título de oro y así retornó a Bolivia con la satisfacción del deber cumplido. Su segunda salida al exterior la realizó con el fin de poder realizar sus estudios de posgrado. Fue así que en septiembre de 2016 partió a Rusia en la búsqueda de su especialización en oncología clínica.

“Las despedidas siempre son difíciles, más aun para los padres que saben que existirán miles de kilómetros que los separen de un hijo, sin embargo la ilusión de superación nos ayudó a sobrellevar el tiempo y la distancia, su apoyo y aliento fue vital para sobrellevar la vida fuera de casa”. En esta segunda partida a Heberth se la ha hecho especialmente difícil pues ahora la distancia también lo separa de su esposa  Jocelyne Bruselas Auza.

Su esposa es lo que más extraña

El primer paso fue hacer contacto con la universidad Rusa de Amistad con los Pueblos a la que hizo la solicitud y envío de documentos. La universidad evaluó su  documentación y felizmente para él lo aceptaron y le enviaron su carta de invitación.

Desde aquí comenzó el reto para este médico que ahora acabó su primer año para aprender ruso y se prepara para rendir el examen de ingreso a la residencia que se inicia en dos semanas en el centro científico Ruso de Radiología y  Oncología.

La vida en Moscú

Moscú es la capital de la Federación Rusa, él explica que en esta ciudad es muy fácil encontrar lugares asombrosos pues es considerada una de las ciudades más modernas y es esto lo que más le atrae de ella, también es llamada  la ciudad de los parques y posee uno  de los trenes subterráneos más bonitos del mundo.

“Si bien Moscú no es la capital de la sonrisa, es la Capital de la Lectura, es admirable ver leyendo a las personas en todos los lugares, en los buses, en el metro, en un café, en el parque. Aquí realmente aman la lectura y tienen un nivel cultural demasiado elevado”.

Uno de los cambios más bruscos que ha sentido es vivir de los 30 grados del Chaco a los menos 30 del invierno ruso, además de que la cultura, la comida y costumbres son muy diferentes.

Asegura que en el mundo nunca habrá un lugar que uno ame más que su tierra natal, es por eso que extraña todo, desde el simple hecho de caminar por las calles de la ciudad, hasta los inolvidables fines de semanas de caza en las calientes tierras del Chaco,  un churrasco en casa, la pesca a orillas del Pilcomayo o compartir sus costumbres con amistades y familiares.

“Es interesante poder hablar de tu tierra y de tu gente con personas de otros países, siempre que tengo la oportunidad de hablar sobre Tarija a los rusos, me gusta mencionar algo en particular, que a Tarija se la conoce como a la Capital de la Sonrisa, donde la gente  muestra afecto y cordialidad, siempre desbordando picardía, y pues para mí, llegar a una ciudad tan grande donde la gente por lo general siempre tiene una expresión de seriedad contrasta mucho a lo que nosotros estamos habituados”.

Es un gran aficionado por las pesas, lleva el fisicoculturismo como un estilo de vida, lo practicaba en Yacuiba en Cuba y en Rusia sigue haciéndolo. Llegó a formar parte de la selección municipal de este deporte en Yacuiba y también de la selección tarijeña. Entre sus logros en 2016 obtuvo oro par Tarija en un campeonato a nivel nacional.

Como estudiante también ha organizado actividades culturales donde expone su cultura aprovechando el espacio para exhibir sus trajes folclóricos y hablar sobre la  música y danza, señala que a los rusos les fascina la chacarera y caporales. 

En cuanto a su perspectiva de Bolivia desde fuera cree que se tienen muchas potencialidades, cree que hay mucho trabajo por hacer, deficiencias para corregir y una competencia y efectividad para alcanzar.

Heberth insta a los jóvenes tarijeños a que puedan emprender una aventura en el exterior ya que son experiencias didácticas y  enriquecedoras que amplían la visión del mundo, del entorno, del crecimiento personal y profesional.

LO MÁS VISTO