Amor, aventura y aprendizaje

Se profesionalizaron en Paraguay, la historia de Gonzalo y María de los Ángeles que ahora vuelven a dar todo a su tierra

Se profesionalizaron en Paraguay, la historia de Gonzalo y María de los Ángeles que ahora vuelven a dar todo a su tierra
Domingo, 3 septiembre 2017 - 11:29 AM - Jessica Hoyos
WhatsApp Email

María de los Ángeles De Los Ríos y Gonzalo Ávila tienen ambos 31 años. Ellos vivían en Asunción – Paraguay desde hace 5 años y desde hace 6 meses han decidido retornar a Tarija. Además de buscar crecer profesionalmente han logrado engranar sus caminos y salir adelante como matrimonio buscando oportunidades para poder emprender una aventura de vida juntos.

Gonzalo dejó Tarija al finalizar el colegio para estudiar Ciencias Políticas en la Universidad Católica de Córdoba, y María De Los Ángeles se quedó estudiando medicina en la Universidad Autónoma Juan Misael Saracho, esto allá por el año 2003 cuando comenzó su historia.

“Tantas idas y venidas” hicieron que finalmente en 2010 contrajeran matrimonio. Gonzalo retornó en el año 2011 a Córdoba con dos objetivos primero hacer un diplomado en Comunicación Política y otros cursos de posgrado y ver las posibilidades de que su esposa pueda obtener una residencia en medicina para que puedan estar juntos.

“Las posibilidades de realizar una especialidad en medicina se complicaban por la validación del título académico de ella, así que buscamos otras opciones, la más clara fue Paraguay”, recuerda. Una vez que lograron establecerse en la capital paraguaya, la familia de María De Los Ángeles tuvo que manejar la idea de estar lejos de ella, extrañarla y desearle todo lo mejor en su nuevo camino. Según Gonzalo para él fue más fácil ya que llevaba ya 6 años lejos de Tarija.

Luego de todo este movimiento finalmente llegaron a Paraguay y fue en esta ciudad donde vivieron casi 5 años de sus vidas y a principios de este 2017 optaron por retornar a su tierra natal para poder brindar a Tarija los conocimientos obtenidos.

Vida en Paraguay

María de los Ángeles De Los Ríos y Gonzalo Ávila t

María de los Ángeles y Gonzalo, a los pocos días de su llegada a Asunción

Para empezar, Gonzalo admite que les ha costado establecerse, encontrar trabajo y arrancar con los estudios. Partieron del nido con algunos ahorros y consejos en el corazón hacia esta nueva ciudad.

Él es politólogo y creó una consultora con un socio llamada We|Investigación & Estrategia, que funciona en Bolivia, Argentina y Paraguay; el maneja la parte de comunicación política, campañas electorales, estudios de opinión pública y el asesoramiento político, aunque también se ha enfocado en la parte académica, en la docencia y la investigación.

Por su parte María De Los Ángeles es médica, y terminó su especialidad en medicina estética y envejecimiento fisiológico en la Universidad Privada del Pacífico en Paraguay. Actualmente dirige un centro de medicina estética en Tarija denominado Mángelles que se enfoca en fortalecer e integrar la estética y la salud desde un enfoque médico.

Lo que más les gustaba de Asunción es el hecho de tener una vida con muchas opciones para poder salir, comer o trabajar. A María De Los Ángeles le llamaba mucho la atención que se sabe muy poco de Bolivia en Paraguay. “Es curioso, saben poco de Bolivia más que algunas historias locales de la guerra del Chaco. Son países que crecieron a espaldas, sin embargo creo que podríamos ser grandes aliados comerciales y culturales”.

Gonzalo y María De Los Ángeles dijeron que extrañaban mucho a la capital de la sonrisa pero sabían que era necesario adecuarse a la realidad en la que estaban para poder estar enfocados. Pero algunas veces cuando se antojaban de alguna comida tenían un grupo de amigos tarijeños con los que cocinaban algunas de las delicias típicas de la gastronomia chapaca.

Si bien en Paraguay se habla español, Asunción es una ciudad donde se habla guaraní en un gran porcentaje y la mezcla de estos dos crearon un dialecto llamado Jopará al que tuvieron que habituarse o por lo menos aprender algunas palabras para hacerse entender.

La moneda que manejan allá son los guaraníes que están basados en un sistema de miles y ellos aseguran que le ha costado un poco habituarse a esto. Una de las experiencias más incomodas que les tocó vivir fue cuando en pleno verano el abrazador calor paraguayo dominó la ciudad pues en la ciudad hubo un corte de luz general por 3 días y tuvieron que pasar los días haciendo hora en el súper, shoppings y en el auto ya que eran los únicos espacios con aire acondicionado. Y en las noches les tocó dormir en el piso haciendo viento a su bebé.

En cuanto a lo laboral Gonzalo cree que existen muchas opciones de trabajo principalmente en espacios privados y existe reconocimiento profesional. “La ciencia política no es tan conocida, pero al estar en una capital el mercado era casi nacional, aprendí mucho de sus políticas, sus instituciones y su historia”.

Por su parte María De Los Ángeles argumenta que en cuanto a medicina estética hay una demanda importante, se valoriza la labor del profesional en medicina y se diferencia de lo que es un spa o tratamiento más técnicos.

El retorno a Tarija

María de los Ángeles De Los Ríos y Gonzalo Ávila t

Tienen un hijo paraguayo y una boliviana en camino

Para ambos se les hizo difícil volver a empezar en Tarija después de haber tenido una buena experiencia laboral en Paraguay, pero esta pareja de aventureros es imparable y saben que con decisión y esfuerzo se puede salir adelante.

“Estamos convencidos que queremos terminar de formar nuestra familia en Tarija tenemos un hijo paraguayo y una boliviana en camino, también estamos convencidos que Tarija puede más de lo que parece. Hay mucho por hacer en nuestra tierra”, ha señalado María De Los Ángeles.

Gonzalo considera que es necesario salir y tener una experiencia fuera de Bolivia y que es algo que quiere compartir con sus hijos ya que cuando uno está fuera aprende a valorar a la familia, a los amigos y a la ciudad. “Pero también aprendemos que podemos hacer las cosas mucho mejor y volvemos con la voluntad de aportar a un cambio positivo para la ciudad y el país”.

 

LO MÁS VISTO