El objetivo de la oposición es paralizar a Venezuela durante dos días

El paro de 48 horas con el que inicia la última arremetida de la oposición contra la Asamblea Constituyente de Maduro

El paro de 48 horas con el que inicia la última arremetida de la oposición contra la Asamblea Constituyente de Maduro
julio 26, 2017 - Agencias
WhatsApp Email

El día señalado para la elección de una Asamblea Nacional Constituyente en Venezuela está cada vez más cerca.

Lo que significa que la oposición también está redoblando sus esfuerzos para detenerla.

El primer paso de esa “ofensiva final” es un paro de 48 horas, convocado por la denominada Mesa de la Unidad Nacional (MUD) a partir de este miércoles.

Y la coalición opositora también está convocando a una gigantesca movilización en Caracas el día viernes, dos días antes de la fecha prevista para celebración de los polémicos comicios.

Más de 7,2 millones de venezolanos votaron en contra de la idea de la Constituyente en un referendo informal organizado por la oposición el pasado 16 de julio.

Y la oposición espera paralizar completamente el país por dos días para tratar de forzar la mano del presidente Nicolás Maduro, electo en abril de 2013 con 7,58 millones de votos.

Visiones encontradas

El mandatario insiste en que la actual constitución, promulgada bajo el gobierno de Hugo Chávez, necesita ser reformada para proteger las conquistas de su revolución y regresar al país a la calma.

Pero sus críticos sostienen que se trata de una maniobra para tratar de mantenerse en el poder después de meses de protestas y enfrentamientos, los que ya han dejado más de 100 muertos.

“Hoy en Venezuela estamos ante una amenaza muy clara”, advirtió el martes el líder opositor Leopoldo López, quien actualmente guarda casa por cárcel.

“Y esta amenaza busca dos cosas: primero, el aniquilamiento de la república y del estado democrático, y lo segundo, la sumisión absoluta del pueblo venezolano”, dijo López en un video en el que también llamó a continuar con las protestas callejeras y a sumarse al paro.

Una iniciativa similar convocada la semana pasada por la MUD movilizó a millones de venezolanos y logró el bloqueo de numerosas carreteras y calles.

Y con el reloj avanzando raudo hacia los comicios del domingo, la oposición parece decidida a dar un nuevo golpe de fuerza.

  • “Todos (los venezolanos) deben quedarse en sus casas a no ser que bajen a trancar sus calles o avenidas”, invitó, en vísperas del paro, el diputado opositor Freddy Guevara.
  • El primer vicepresidente de la actual Asamblea Nacional -que es controlada por la oposición- le pidió sin embargo a los ciudadanos a no obstaculizar el paso a personal médico ni a periodistas.
  • Y también instruyó a levantar lasbarricadas el jueves, para permitir la llegada a la capital de los manifestantes que viajaran desde otras regiones del país para sumarse a la marcha del día siguiente.
  • “La mamá de lo cierres de campaña”
  • Para el jueves, el gobierno también está convocando a un multitudinario acto para cerrar su campaña a favor de un Constituyente que el presidente Maduro calificó de “irreversible”.
  • “Vamos a hacer en la avenida Bolívar y en las avenidas aledañas de aquí de Caracas la mamá de los cierres de campaña“, aseguró el mandatario el martes.

Y en medio de cada vez más rumores sobre gestiones de última hora en las que se propone posponer la votación para dar paso a un diálogo, Maduro aseguró que la elección de la Asamblea Constituyente se producirá el domingo “llueva, truene o relampagueé”.

Así las cosas, los venezolanos se están preparando para los que muy probablemente serán los días más tensos desde el inicio de las protestas.

“Aconsejamos tomar las medidas preparatorias apropiadas, incluyendo recolectar suficiente comida y agua por 72 horas”, recomendaba, de hecho, a través de su página web la embajada de Estados Unidos.

  • Y las filas más largas de lo habitual que se podían ver el martes en gasolineras y supermercados sugieren que muchos venezolanos decidieron tomar las mismas precauciones.

Muchos recuerdan además que durante el paro nacional del jueves pasado, tres personas murieron y más de 360 fueron detenidas.

Y en las últimas horas ya se han producido numerosos arrestos, incluyendo otros dos de los 33 jueces designados por la Asamblea nacional para sustituir a los magistrados del Tribunal Supremo de Justicia.

El TSJ desconoce las decisiones del parlamento al que considera en desacato y ya había advertido que los nuevos jueces podían ser condenados por “usurpación de funciones”. (BBC)

LO MÁS VISTO