KAREN ARAUZ AXIOMAS MASISTAS
junio 29, 2017 - La Voz de Tarija
WhatsApp Email

Como si no fuese suficiente el habernos visto obligados a ponernos en sintonía con los vertiginosos tiempos y todo el chisme de la tecnología y la cibernética, pretenden cambiar hasta el significado de las palabras. Definiciones nuevas para viejos y aprendidos conceptos, se convierten en un abuso para nosotros, los adultos mayores, que ni nacimos ni crecimos con un chip de conocimientos como es el caso de mis nietos por ejemplo, que con una mano manipulan con solvencia el iphone mientas con la otra, sostienen con elegante abandono innato, su mamadera de leche.

Esta es una etapa complicada para los que no imaginábamos siquiera que aparte de tv cable, tendríamos acceso a Netflix y a una variedad incalculable de opciones, que nunca llegaremos a descubrir del todo. Sin contar las tv inteligentes conectadas a un WiFi, que convierte tu televisión en un pizarrón gigante desde donde puedes escribir un email o jugar una batalla intergaláctica como quien nada hace. Nadie reconoce el gran esfuerzo que significa tener que memorizar los “passwords” que se han vuelto más importantes que la propia identidad. Sin ese número clave, no puedes acceder ni a tu propia plata en un banco, ni abrir la puerta de tu departamento. Pero bueno, digamos que el avance de los tiempos inmisericordemente que nos pinta como tontos rematados ante los niños de 6 años, vaya y pase. Así se presenta la realidad y no hay escapatoria. Grandes mentes se han ocupado de hacernos la vida, fácil y difícil simultáneamente.

Pero resulta que encima, nosotros que solíamos ser parte del tercer mundo donde la vida transcurría con serenidad digna, nos encontramos de pronto, con que el significado de lo que aprendimos por medio siglo, ya no es válido. Y lo peor es que los innovadores de los nuevos significados, distan mucho de ser un Steve Jobs o un Bill Gates. Es más, nos complican con significados desconocidos en el mundo entero y ni la Real Academia de la Lengua toma en cuenta.

Educada en colegio de monjas, las historias referidas a los martirios por los que pasó por ejemplo, Juana de Arco que murió quemada viva confesando su fe cristiana, fue una de las historias más duras de asimilar. Cientos de cristianos, hasta hoy en manos musulmanas, han sufrido terribles suplicios por no renegar de su fe. Mártir siempre significó aquellos que sufren grandes castigos en la defensa de sus principios religiosos o sus opiniones. Primera corrección para el diccionario. Hoy, un mártir no es lo que era antes. Yo hubiera escogido despistados, desorientados, mareados, confundidos. Pero mártires?

La diferencia entre margen y marginal, estaba también muy clara hasta que el letrado ministro de justicia, ha redefinido el término, dando una acepción totalmente novedosa. En un documento, cuando se ponían rúbricas o inicializaciones , era un “visto bueno” que garantizaba que la página no había sido cambiada, o que el tenor del texto era correcto y acorde con lo convenido. Aún me hace ruido eso de firma “marginal”. Hay, creo una confusión. Por supuesto que se rubrica en el “margen” de una página, lo que no la convierte en “marginal”. Si una autoridad estampaba su firma en el margen de una o varias páginas, significaba ni más ni menos que estaba de acuerdo con lo escrito. Las cosas que hay que adoptar y aceptar como axiomas masistas. Tanta es la confusión, que es para sentirse marginados de las decisiones, secretos, gastos dispendiosos, jerga oficialista o favores del poder.

Cuando el presidente declara que él no es economista, no nos está diciendo nada nuevo. Es un confeso rebelde de las aulas de estudio. Si así era en la escuela, imaginémonos lo que hubiera sido en la universidad. Está bien que lo admita. Pero que remplace su falta de estudios y se confiese el gran bloqueador, ya es otro cantar. Los bolivianos, mantenemos presente en la memoria, que la manera de Evo Morales de hacerse conocido, no obedeció a una lucha principista, pues hasta hoy, once años después de ser cabeza del país, sus principios permanecen en lo más profundo del baúl de sus múltiples enigmas. A veces parece uno de esos oscuros personajes de cine de la guerra fría, de quien era impenetrable conocer su actividad y mucho menos sus intenciones . Su eficiente y vasta experiencia en acarrear gente a cortar todas las rutas como método de lucha en una mezcla entre coerción y amenaza, -lo que solo Dios sabe cuánto le costaron al país- es al final, lo que le valió el título de dirigente cocalero y le abrió la puerta a grandes realizaciones, con un discurso indigenista que a medida que pasaron los años, y a las experiencias registradas, vimos como se fue desdibujando y vaciando de cualquier contenido.

Es una época curiosa esta. No solo los valores están desaparecidos. La adopción de métodos cercanos a totalitarismos, mucho sofismo, extraordinaria habilidad para el encubrimiento y últimamente la adopción de sui géneris interpretaciones arbitrarias, haciendo dibujo libre y antojadizo de la verdad, nos inclina a sentir algo cercano al rechazo. Y la repulsión.

por: Karen Arauz

LO MÁS VISTO