Tarija

La pobreza en Tarija deja a 53.000 niños en riesgo de perder el cuidado familiar

La pobreza en Tarija deja a 53.000 niños en riesgo de perder el cuidado familiar
junio 27, 2017 - Gabriela Flores
WhatsApp Email

La realidad de la niñez en el departamento de Tarija no es nada alentadora ya que existe al menos 53 mil niños y niñas que se encuentran en una situación de riesgo que involucra la pérdida del cuidado paternal y en la ciudad de Tarija existen 21 mil niños y niñas en la misma situación.

Esta cifra solo del departamento de Tarija representa al 25 por ciento de la población infantil de Bolivia, esta cifra es sumamente alarmante ya que de no tomar acciones inmediatas estos niños pasaran a ser institucionalizados e las diferentes casas hogares que existen en el departamento.

La gravedad de la pérdida del cuidado parental se comprende a partir de la importancia de la familia como el mejor espacio para el desarrollo integral de niños y niñas. Así, el abandono permanente (desprotección) es perjudicial para el bienestar y el desarrollo infantil (físico y emocional).

De los múltiples elementos que afectan a la estabilidad y funcionamiento de la familia están los factores internos, es decir, los que se manifiestan dentro del hogar (violencia intrafamiliar, abuso sexual, alcoholismo, divorcio, abandono y elevado número de hijos, entre otros) y factores externos, como el contexto social (baja cobertura de servicios de salud, migración o pérdida de redes sociales de apoyo), el contexto cultural (pautas de crianza negativas o cambiantes, indiferencia de la sociedad u otras) y el contexto político (ausencia de políticas públicas).

“La realidad de la niñez en el departamento de Tarija, nos vuelca un dato de 53 mil niños y niñas que se encuentran en una situación de riesgo del cuidado paternal esto representa un 25 por ciento de la población infantil es decir que si no damos respuestas a estas situación y a esta problemática que hoy presentamos, los niños y las niñas podría correr el riesgo de quedar en situación de orfandad o por último ser institucionalizados“, ha indicado la gerente regional de Aldeas SOS Tarija, Patricia Serrano.

Los datos dentro de lo que es el municipio de Cercado tampoco tranquilizan, ya que es un total de 21 mil niños y niñas que se encuentran en una situación de riesgo.

Los niños emblemáticos en lo que refiere a los centros de institucionalización y a la crisis familiar son el bebe Alexander y la niña Abigail. El pequeño bebe que sufrió violación en una casa hogar el 2014, consecuencia de este acto de sadismo el bebe falleció y el otro caso es el más reciente cuando una niña muere en su propia casa por desnutrición y falta de atención médica, muere en un estado de pobreza.

“Lamentablemente existen niños como Alexander, Abigail que se hacen visibles en la sociedad cuando mueren“, ha lamentado Serrano.

Algunas de las situaciones que llevan a que la familia se encuentre en esa situación de riesgo, empieza por el alto número de hijos que las parejas tienen, en su mayoría son familias de naturaleza migrante.

“Son familias con naturaleza migrante, pierden sus redes naturales, tienen carencias en sus niveles educativos, existe altos niveles de estres y problemas y dificultades en el seno de la familia que están conllevando a que el alcohol sea un paliativo ante las situaciones estresantes”, ha indicado Serrano.

Una de las razones más complejas que destroza hogares es el alto indice de consumo de bebidas alcohólicas en las familias para tratar de huir de la realidad en la que se encuentran.

“Existen también causas de índole cultural como las pautas de violencia en la crianza de los niños y niñas, la no solidaridad en el interior de las comunidades, que están generando que estas condiciones familiares, culturales y políticas generen estas cifras en nuestro departamento”, ha expresado la directora.

La directora del Servicio Departamental de Gestión Social de la Gobernación de Tarija, Mery Polo, ha informado que un estudio realizado por varias instituciones revela que cerca de 53.000 niños de ese departamento corren el riesgo de perder el cuidado de sus padres.

“El estudio refleja alrededor de 53.000 niños, niñas y adolescentes en el departamento de Tarija, que se encuentran en una situación de riesgo, en una situación de perder el cuidado parental. Es un dato alarmante para todas las instituciones que trabajamos en la temática de la niñez”, informó a los periodistas.

Polo llamó a replantear los objetivos de las instituciones que trabajan con niños, para que esas proyecciones no se concreten e institucionalicen en hogares de acogida.

Características familiares y contextuales asociadas a la pérdida de cuidado parental

Características familiares: Más de la mitad de las familias es migrante, especialmente del área rural, lo que las expone a discriminación en la búsqueda de empleo o acceso a servicios. La cuarta parte son familias monoparentales, así que toda la responsabilidad de la crianza recae en un solo cuidador (se considera como un factor de riesgo), mientras que el 6% son hogares reconstituidos, en los que es común una relación tensa entre padrastros e hijastros.

La mitad de los padres tuvo bebés sin considerar criterios de planificación familiar y el 8% tiene cinco o más hijos, por lo que estos corren más riesgo de desprotección. Por último, sólo el 10% de los progenitores que trabaja lleva a sus pequeños a algún centro de desarrollo infantil frente al 13% que los deja solos.

Desarrollo socioeconómico: Solo el 59% de las familias tiene un trabajo permanente, en gran parte informal (32%). Así, poco más de la mitad considera que sus ingresos son constantes y suficientes para cubrir sus necesidades básicas. Sin embargo, a la mayoría no le sobra nada para ahorrar (72%) y eso quizás explique por qué la cuarta parte de la población viva en alquiler y la misma proporción ocupe sólo una habitación. En casi un décimo de las familias (9%), hay uno o más hijos que trabajan fuera del hogar.

Educación: Más del 60% de los padres no terminó el bachillerato, por lo que es posible que acceda con dificultad a una fuente de trabajo formal. El 97% de los niños y niñas está matriculado en la escuela y un porcentaje similar (94%) asiste con normalidad. Hay aproximadamente 80.000 que no están inscritos en colegio debido a que trabajan o sufren alguna discapacidad física o mental

Desarrollo familiar: La mayoría (62%) considera que el cuidado de los hijos es trabajo de ambos padres, mientras que un 13% aún concibe esa tarea como privativa de la madre. En el 33% de las familias se reportó algún tipo de violencia contra la pareja o los hijos, principalmente de tipo psicológico (57%) y físico (23%), y al menos una vez al mes (76%). Otro de los factores que pesa considerablemente en la calidad del cuidado y protección es el consumo de alcohol: el 57% de las familias ingiere bebidas alcohólicas. De ellas, el 81% lo hace esporádicamente y 6%, dos a más veces por semana (214 mil familias aproximadamente).

LO MÁS VISTO