MAX MURILLO MENDOZA LOS LATINOS EN ESTADOS UNIDOS
junio 26, 2017 - La Voz de Tarija
WhatsApp Email

Las noticias mundiales se refieren más, en general, a los latinos pobres migrantes de sus países donde no encuentran trabajo ni las condiciones mínimas de sobrevivencia. Millones de pobres se lanzan a ese mercado rico y poderoso, para acceder en algo y buscar el sustento de sus familias. Pero hay también un sector de latinos ricos, aquellos como la gusanera cubana que escaparon durante la revolución en 1959, saqueando el Banco Central de Cuba y robando 300 millones de dólares para pedir después asilo en Miami. Grupos de ricos que desde siempre se cobijaron en Miami, para complotar desde ahí contra la revolución cubana. Ricos que, como en la mayoría de los grupos dominantes de Latinoamérica, son descendientes de extranjeros favorecidos por los procesos de colonización, es decir grupos sin patria, sin identidad cultural y sin proyectos de Estado.

Estos grupos dominantes ligados a los capitales extranjeros, después de la segunda guerra mundial a los capitales norteamericanos, nunca tuvieron ideas autóctonas de desarrollo en sus países, sino todo lo contrario. Son grupos defensores del fracaso de la modernidad, ciegos y religiosos defensores de la civilización occidental, del progreso y del desarrollo como imposición destructiva y acrítica por toda Latinoamérica. Sin ideas liberales, sino dictatoriales y brutales. Acostumbrados a marginar a sus poblaciones, acostumbrados a la explotación máxima para las ganancias máximas sin considerar derechos mínimos, de obreros o campesinos. Grupos mafiosos ligados a la política y a los capitales externos, que utilizan las llamadas democracias sólo en beneficios de sus negocios, no como sistema democrático de organización de las sociedades. Grupos ciertamente poderosos, con capacidad de comprar mercenarios y ejércitos de países enteros, aspectos conocidos por Latinoamérica cuando sus intereses están en peligro.

En Bolivia estos grupos se concentran en sus clases altas y medias altas. Frívolas, superficiales, sin conocimientos de nuestras realidades, sin costumbres liberales ni mucho menos, totalitarias políticamente, sin identidades culturales, mentalmente conservadoras y católicas, racistas en sus costumbres sociales y señoriales. Plagados de extranjeros y de apellidos exóticos, permitieron a lo largo de su historia que extranjeros sean presidentes, como Sánchez de Lozada, sin ni siquiera pronunciar bien al menos el castellano. Con sueños fuera de este país, admirando y babeándose con Miami, como los gusanos de Cuba, o con las capitales europeas; pero en ningún caso con nuestras realidades. Sin proyectos de Nación y Estado. Es decir sin idea de Patria y Nacionalismo. Personajes de estos grupos también están refugiados en Miami, con dineros robados o asaltados de las arcas del Estado: municipios, ministerios, presidencias. Sus costumbres son nomás las mismas; gusanos cubanos o gusanos bolivianos: latinos en definitiva.

Hace pocos días una cadena de noticias gringa mostró al mundo a los gusanos cubanos, arrodillados frente al comerciante ignorante escocés de apellido Trump, que hace de presidente norteamericano, latinos sin patria ni identidad por característica propia, que lloraban incluso por parecerse al ignorante escocés. Vitoreando a la abstracta y prostituida libertad como dogma que les sirvió desde siempre para destruir gobiernos, u otras formas distintas de hacer política. Patética humillación de esos latinos sin patria, sin honor, sin identidad de sus países, mercenarios y dispuestos al mejor postor. Latinos que hablan mejor el inglés que el castellano, y que piensan en inglés no en castellano. Patéticos como lo fueron en sus propias naciones: ladrones y señoriales. Latinos que en realidad no significan nada como contenidos sociales o culturales, sino sólo imitadores burdos y vulgares de las costumbres occidentales gringas. Latinos ricos que sólo sirvieron de puentes para el asalto de los capitales norteamericanos por nuestros territorios. Latinos ricos que son la vergüenza de Latinoamérica.

Los gusanos cubanos, que viven en el exilio dorado de Miami con dineros robados al pueblo cubano, pues son la caricatura y el resumen de todos los demás gusanos. Las características son las mismas, los parecidos absolutamente sorprendentes. Apátridas, sin cultura propia, sin raíces históricas, sin personalidad, sin nacionalismo propio, sin ningún proyecto de Nación, payasos del sistema, imitando toda su vida a occidente sin referencias propias. Mercenarios políticos y económicos en nuestros territorios. Los gusanos cubanos son el espejo de los otros gusanos latinos. Peligrosos y los principales obstáculos para nuestras historias.

Bolivia también está plagada de gusanos y gusanitos. Los sistemas educativos son el principal instrumento para multiplicar la gusanera, la manera de dañarnos a nosotros mismos. Latinos que sólo están entrenados para ser sirvientes de las costumbres occidentales más tradicionales, más modernistas, más totalitarias y más apátridas posibles. Y cambiar a esas almas latinas, es otro de nuestros colosales desafíos para construir por fin algo nuestro, propio y genuino. Tenemos demasiado trabajo, con tanto gusano latino en las calles.

por: Max Murillo Mendoza

LO MÁS VISTO