mm
Puama

11 años de cambio y más democracia

Martes, 30 mayo 2017 - 10:36 AM - Sergio Gallardo
WhatsApp Email

Uno de los logros importantes de estos 11 años de proceso de cambio, es la cualificación de nuestra democracia, antes reducida al acto formal de la emisión del voto cada 4 ó 5 años, para luego dejar que los elegidos y el imperio decidan no sólo en beneficio propio y de las transnacionales, sino también en contra de los electores y de Bolivia en su conjunto. Recién a partir de 2006 y, estando el pueblo en el poder, se asume que la democracia es participación permanente, razón por la que desde entonces, estamos construyendo un nuevo Estado que unifica y representa a todas y todos, denominado Estado Plurinacional.

Antes de evaluar los avances logrados en el periodo del proceso de cambio, es necesario recordar que, “La democracia es una forma de gobierno del Estado donde el poder es ejercido por el pueblo”. (https://www.significados.com/democracia/), sobre cuya definición pasamos a señalar algunos aspectos que muestran de manera inequívoca e incuestionable, los significativos avances en cuanto a la cualificación y profundización de nuestra democracia.

De un Estado excluyente, a la inclusión de los pueblos indígenas y otros sectores sociales:

El Estado boliviano, desde su fundación, hasta el 2005, era una estructura de gobierno y de poder que no representaba a toda la sociedad, sino sólo a un segmento formado por unos cuantos oligarcas que se consideraban dueños de Bolivia y se turnaban en el ejercicio del poder. Esa realidad ha cambiado a partir de 2006, gracias a que por primera vez en nuestra historia, el pueblo asumió el poder, encabezado por el presidente Evo, bajo cuya conducción se ha refundado Bolivia, con la inclusión de los excluidos y marginados de siempre, en condiciones de igualdad con los otros sectores de la sociedad. Que todas y todos estén incluidos, es MAS democracia.

Y la profundización de nuestra democracia continuará en la medida que se avance en la construcción del Estado Plurinacional Comunitario, entendido como la organización política de varias naciones unidas en un solo Estado, en el marco del respeto a su autodeterminación y en igualdad de condiciones en cuanto a derechos y obligaciones. Que todas y todos tengan iguales derechos y obligaciones, es MAS democracia.

De un Estado patriarcal y discriminador, a una significativa ampliación de la participación de las mujeres:

Para evaluar los avances en este aspecto, primero veamos los resultados en cuanto a elección de mujeres en las 3 últimas elecciones generales realizadas en 2005, 2009 y 2014.

Años Senadores Diputados Totales
Total Mujeres % Total Mujeres % Total Mujeres %
2005 27 1 3.70 130 22 16.92 157 23 14.65
2009 36 16 44.44 130 30

23.08

166 46 27.71
2014 36 16 44.44 130 66 50.77 166 82 49.40


FUENTE: Elaboración propia, con datos de la Asamblea Legislativa Plurinacional

Hasta el 2005, lo máximo que se había logrado en cuanto a legislación orientada a la participación de las mujeres, está contenida en el parágrafo IV del artículo 19 de la Ley N° 1983 de 25 de junio de 1999 que, respecto a los deberes de los partidos políticos, disponía: “… los partidos políticos establecerán una cuota no menor del treinta por ciento para las mujeres en todos los niveles de dirección partidaria y en las candidaturas para cargos de representación ciudadana”. Lo grave es que ni siquiera ese 30% se cumplía, como puede evidenciarse en el cuadro que antecede. En las elecciones generales de 2005, de 157 parlamentari@s elect@s, sólo 23 fueron mujeres (1 senadora y 22 diputadas), lo que significa sólo el 14,65% de miembros del entonces parlamento nacional.

 En cambio, la nueva CPE de 2009, dispone la superación de esa evidente discriminación hacia las mujeres, ya que en el parágrafo I del artículo 26, respecto a los derechos políticos, establece: “…La participación será equitativa y en igualdad de condiciones entre hombres y mujeres”. Y a diferencia de lo que ocurría durante los gobiernos neoliberales, en las elecciones generales de 2014, entre l@s 166 asambleístas nacionales, fueron elect@s 82 mujeres (16 senadoras y 66 diputadas), lo que significa el 49,40% de miembros de la Asamblea Legislativa Plurinacional. Por tanto, en las elecciones de 2014, se eligieron 3 veces y media más mujeres que en 2005. El que tengamos mayor igualdad en la elección de hombres y mujeres, es MAS democracia.

De gobiernos neoliberales con escaso apoyo electoral, a un gobierno con apoyo mayoritario del pueblo:

Los partidos de derecha en el periodo neoliberal, llegaban a ser gobierno, habiendo obtenido sólo un poco más del 20% de respaldo electoral. Tal vez por ello es que se alternaban en el poder compitiendo a cuál más entreguista de la patria al saqueo transnacional, con la finalidad de tener el apoyo de Estados Unidos, además de aprovechar de las prebendas y coimas para enriquecimiento propio y sólo migajas para Bolivia y l@s bolivian@s.

Mientras que el presidente Evo fue elegido en 2005 con el 53,7% de la votación, el 2009 con el 64% y el 2014 con el 61% de la votación, lo que evidencia el mayoritario respaldo de la población. Cuando en 2005, el gobierno del MAS – IPSP, sólo tenía mayoría absoluta en la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP), al igual que luego en la Asamblea Constituyente, el discurso de la derecha era que sólo dos tercios es democracia;  en una actitud inconsecuente e inmoral, la derecha cambia de discurso, para sostener que dos tercios es autoritarismo y que la alternancia sería democracia.

Pero no sólo eso, para los presidentes neoliberales elegidos con sólo un poco más del 20% de votos, y que viabilizaban el saqueo de nuestros recursos naturales a favor de las transnacionales, a nadie se le ha ocurrido plantear referendo revocatorio. Los de la derecha plantearon referendo revocatorio para el presidente Evo que había obtenido el 53,7% de respaldo electoral y que nacionalizó los recursos naturales que habían privatizado ellos. Tuvo que ser el pueblo boliviano quién ratifique al presidente Evo con el 67% de los votos en el referendo de 2008, resultados que trataron de ser desconocidos con el golpe cívico – prefectural de la media luna y el imperio, que también fracasó gracias a la movilización del pueblo. El que se consulte tanto al pueblo como en ninguna otra parte del mundo, es MAS democracia.

Del Estado que tenía como función el garantizar el saqueo, al Estado que tiene como función el servicio a la sociedad:

El viejo Estado neoliberal, tenía como principal función el garantizar el saqueo de nuestros recursos naturales por parte de las transnacionales, para que éstas se enriquezcan junto a pocos privilegiados de la derecha boliviana, lo que ha generado una enorme deuda con nuestro pueblo, que fue heredada por nuestro gobierno, como lo atestiguan todos los indicadores económico y sociales hasta el 2005.

Mientras que a partir de 2006, nuestro Estado tiene como principal función el servicio a toda la sociedad y especialmente a los más necesitados. Es en el marco de ese propósito que se ha reducido la diferencia de ingresos entre los más ricos y más pobres. En 2005, los ingresos del 10% más rico de la población eran 128 veces más que los ingresos del 10% más pobre; diferencia que para el 2015, se redujo a sólo 37 veces. Eso es MAS democracia económica.

Ahora el desarrollo está al servicio de todos los sectores de la población, al mismo tiempo que está orientado a reducir la desigualdad. Los bonos sociales que, para la derecha neoliberal, constituyen un despilfarro de los dineros del Estado, se dan por justicia y equidad, como parte de una política de redistribución del ingreso y el fortalecimiento del mercado interno. Si se quiere lograr igualdad, hay que actuar con equidad, que quiere decir dar más a quienes menos tienen, lo que ha ayudado a la reducción de la pobreza extrema de 38,2% en 2005, a 16,8% en 2015. (CAMBIO de 23/05/17). La mayor equidad en la distribución de la riqueza es MAS democracia.

“Los bonos sociales que, para la derecha neoliberal, constituyen un despilfarro de los dineros del Estado, se dan por justicia y equidad

De gobiernos sometidos al imperio, a gobernar obedeciendo al pueblo:

En la época neoliberal, Bolivia vivió una situación de evidente ocupación y mando extranjero; no otra cosa significa que, cuando el presidente Evo asumió el gobierno, se encontró, entre otros, con los siguientes hechos:

  • La CIA (Central de Inteligencia Americana) tenía oficinas, sistemas de comunicación y otros equipos en el propio palacio de gobierno, disfrazada con el nombre de UNASEP (Unidad de Análisis de Seguridad Presidencia), instalada durante la presidencia de Carlos Mesa. Obviamente que la CIA no se preocupaba de la seguridad del presidente de Bolivia, sino de mandar en función de sus intereses. Y una de las pruebas de obediencia del entonces presidente Mesa es la solicitud al parlamento de que apruebe la INMUNIDAD para los ciudadanos norteamericanos, inmunidad que fue aprobada en senadores y rechazada en diputados.
  • La embajada de EEUU tenía oficinas en nuestra cancillería, disfrazada con el nombre de “Asuntos Especiales”, la misma que fue instalada en el gobierno de Jaime Paz y desde la que se tomaban las decisiones referidas a política internacional de Bolivia.
  • El FMI tenía oficinas, y sin camuflaje alguno, en el Banco Central de Bolivia. Es más, el presidente Banzer, en las reuniones semanales de gabinete, tenía a su lado al jefe de la misión del FMI, que era quién tomaba las decisiones en materia económica.
  • El Comando Sur de los Estados Unidos tenía la oficina de enlace del MilGroup instalada en el Gran Cuartel General de Miraflores, desde donde se mandaba a las FF AA de Bolivia.
  • Los proyectos de leyes llegaban desde el Norte en inglés. Y desde la embajada, la CIA y otras instancias imperiales, se nombraba a ciertas autoridades bolivianas. (BoliviaLeaks, de Juan Ramón Quintana, y discursos del presidente Evo)

En esas condiciones, a los neoliberales, ni siquiera corresponde llamarlos gobernantes, creo que lo más preciso sería denominarlos administradores bajo órdenes yanquis, porque eran éstos los que tenían la potestad de las decisiones.

En cambio el presidente Evo, gobierna obedeciendo al pueblo boliviano. A diferencia de lo que ocurría antes, las decisiones gubernamentales ya no dependen de la embajada de EE UU, de la CIA, del FMI u otros organismos internacionales, sino de la discusión con las organizaciones indígenas, campesinas, la Central Obrera Boliviana, los vecinos, los jóvenes, los profesionales, etc. Como dijo nuestro vicepresidente, “.. ahora en Bolivia ya no mandan los gringos, sino lo indios”. Por primera vez en la historia somos un Estado soberano, entendido como aquel que toma sus propias decisiones sin pedir permiso ni rendir cuentas a ninguna embajada o a algún organismo internacional. La soberanía y la participación del pueblo en las decisiones es MAS democracia.

MÁS DEL AUTOR
LO MÁS VISTO