mm
Somos voces, somos libres

Marketing e ignorancia, devotos a Semana Santa

Jueves, 20 abril 2017 - 09:37 AM - Erika Arnold
WhatsApp Email

Semana Santa, ¡dichoso feriado!

Es el tiempo donde se realiza una actividad intensa litúrgica dentro de las distintas confesiones cristianas.

Los profesantes inician la Semana Santa con el Domingo de ramos y dan fin a esta con el domingo de resurrección. ¡Vaya fecha! Destinada para que los profesantes conmemoren la pasión, muerte y resurrección de Jesús de Nazaret.

Personas devotas a su fe, fieles a su dogma realizan las estaciones.

Las misas y festejos realizados en las distintas iglesias se gozan de los profesantes, que con el corazón en la mano se acercan a estas.

¿Quién diría que en semana tan religiosa, donde las personas reflexionan y piden perdón por sus pecados, el marketing y el mundo comercial no respetarían ni eso?

Es así, vivimos en un mundo tan concentrado en lo banal que olvidamos la esencia de la vida, confundimos el Domingo de Pascua con huevos coloridos, que ocultados esperan ser encontrados por algún niño sonriente y ansioso que quiera dar fin con estos.

¿Quién diría que en semana tan religiosa, donde las personas reflexionan y piden perdón por sus pecados, el marketing y el mundo comercial no respetarían ni eso?

Pascua, bendita fecha para las fábricas de chocolates, tiendas de confitería y comerciantes afines a este negocio.

Las tiendas se  visten de un carnaval de colores alegres, estimulados por las propagandas donde el Conejo de Pascua es el protagonista de las mismas, sacan a la venta la variedad de huevos de chocolate coloridos, en distintas formas y tamaños.

Pero no culpemos únicamente al mundo del consumismo por la distorsión de esta  fecha festiva.

La desinformación que existe sobre esta semana también forma parte de la tergiversación que se da, muchas personas ignorando todo el motivo por el cual se celebra Semana Santa, conociendo uno que otro detalle de la historia, desesperados esperan por un feriado largo, en el cual se encuentran felices de poder conciliar más horas de sueño de lo normal o poder hacer uso de estos días para disfrutar con los amigos pero olvidan la importancia del feriado.

La verdadera razón de Semana Santa es que  debemos dedicar nuestro tiempo a la oración y la reflexión. El propósito de esta fecha para los creyentes es acompañar a Jesús con la oración, y tener  arrepentimiento de nuestros pecados.

Lo más importante y es bueno recordar que esta época no tiene que ser  para recordar con tristeza lo que Cristo padeció, sino entender por qué murió y resucitó. Es celebrar y revivir su entrega a la muerte por amor a nosotros y el poder de su Resurrección.

MÁS DEL AUTOR
LO MÁS VISTO