Se aleja cada vez más de “La Meca del Cine”

Hollywood, el otro divorcio de Angelina Jolie

Hollywood, el otro divorcio de Angelina Jolie
Domingo, 26 febrero 2017 - 08:30 AM - Agencias
WhatsApp Email

“Parece que Pitt se quedó con la custodia de los amigos de Hollywood en su divorcio con Maléfica”, tuiteó un periodista americano tras el caluroso recibimiento que recibió el actor de sus colegas en los Globos de Oro.

Tras el anuncio de divorcio en septiembre de 2016, de Brad Pitt y Angelina Jolie, el actor tomó la decisión de limpiar su imagen rodeándose de sus amigos de profesión. Ya sea en alfombras rojas, en galas o fiestas benéficas, pero siempre dentro de su ambiente de confianza de Hollywood.

Angelina Jolie, en cambio, empezó por una estrategia de absoluto aislamiento con sus hijos en una nueva casa en Malibú para pasar después a ser la primera de los dos en abordar en público el divorcio. Pero no lo hizo en una revista de entretenimiento o corazón, sino ante una periodista de BBC internacional y a muchos kilómetros de Hollywood, en Camboya, donde presentaba su cuarta película como directora, Primero mataron a mi padre.

No solo se adelantó a Brad Pitt en la carrera por mejorar su imagen pública, sino que además lo hizo de una forma elegante y emotiva, al borde de las lágrimas. Desterraba todos los rumores sobre la tensión entre ellos e incluso cerraba las acusaciones de maltrato del actor sobre sus hijos, alabándole como “padre maravilloso” y defendiendo que son y serán “siempre una familia”. Pitt ya no era la víctima como parece que querían presentarlo ante los medios de comunicación.

Y, como siempre ocurre con Angelina Jolie, sus palabras y cómo y dónde las dice, son examinadas al detalle. La prensa anglosajona defiende, por un lado, que, con esta aparición y entrevista preparadas, quiere evitar la mala imagen que empezaba a tener en Hollywood, donde claramente Brad Pitt es el favorito y quedó como el ultrajado tras los ataques de la abogada de Jolie.

Por otro, la estrategia de la actriz podría ser una declaración de intenciones muy obvia de marcar definitivamente distancias con ese mundo de Hollywood en el que nunca se ha sentido a gusto.

De joven, se rebeló contra el con su pasión por los cuchillos, los tatuajes y su estilo gótico. Después, esa imagen oscura y enfadada la transformó poco antes de su relación con Brad Pitt cuando empezó su labor humanitaria a la que le dedicó más tiempo que a su profesión de actriz.

Cambiando eventos frívolos por viajes a países del tercer mundo, dirigiendo toda la atención que arrastra siempre a otros focos lejos de vestidos de alta costura; iba separándose poco a poco de Hollywood e incluso haciendo enojar a muchos, como el productor Scott Rudin que tan feas palabras le dedicó en los correos electrónicos revelados durante el hackeo de Sony.

Aunque si le preguntan a ella, confiesa que ahora se siente “más rebelde y salvaje que nunca”. Durante la promoción de Invencible, su película más grande y ambiciosa como directora hasta ahora, lo dijo: “Crecer en Los Ángeles te hace preocuparte y enojarte por cosas mediocres y tontas. La primera vez que fui a un país en guerra me dieron ganas de pegarme y decirme: ‘Cómo te atreviste, estuve tan ciega de pensar que podría quejarme y que podía querer más aún cuando hay tanta gente con tan poco y sufriendo tanto”.

Dos datos más que ella misma fue dando a lo largo de estos años sostienen la idea de que a Angelina Jolie no le importaría en absoluto que Pitt se quedara con la custodia de Hollywood tras la separación.

La dirección y creación de proyectos es su pasión real. Ya lo advirtió en 2010 cuando dijo que la interpretación le gustaba y le había ayudado a ser quien era, pero que no era lo más importante en su vida. Aunque dicen que perdió Gravity o El lado bueno de las cosas por su manager controlador al que despidió en 2013, más bien parece que lo que sucedió es que ella no ha querido actuar más. Desde 2010, dirigió cuatro películas, pero no ha actuado más que en dos: Maléfica, que hizo por sus hijos; y Frente al mar, que ella misma había escrito, dirigió y protagonizó con Brad Pitt sobre una pareja en crisis.

Además, aún siendo una de las mayores estrellas de Hollywood nunca tuvo otros amigos estrellas, como sí tiene Brad Pitt. En 2011 confesó en una entrevista no ser muy social y que “la única persona” con la que hablaba realmente era su marido.

Las teorías quizá no vayan tan desencaminadas al pensar que Angelina Jolie no solo se divorcia de Brad Pitt, sino también de todo el star system de Hollywood. Eso sí hay quien sostiene que no se separará del todo porque su fama, positiva o negativa, le ayuda a poner el foco allá donde vaya, ya sea Camboya o París. (Con información Infobae)

LO MÁS VISTO